Saturday, July 01, 2017

Reflexiones sobre el deporte en México



Al escribir esto, la selección mexicana de fútbol perdía su partido para ir a la final ante la poderosa selección B de Alemania, la cual jugará contra Chile en la Copa Confederaciones, que se lleva a cabo en Rusia, a manera de preámbulo de lo que será en el 2018 el Campeonato Mundial de Fútbol.

México perdió 4-1 contra Alemania y ninguna tuvo realmente oportunidades de entrar al juego. Hubo chispazos, una que otra jugada de peligro pero no se concretó nada o bien la defensa y el portero alemán estuvieron mucho más certeros que sus equivalentes mexicanos. Curioso es el hecho de que Guillermo Ochoa, el portero mexica, es el más goleado en España y Francia, pero en fin, no es culpa solamente de él.

Lo interesante de todo esto es que los cronistas de TV Azteca, Luis García (ex-futbolista), Martinoli y Jorge Campos (ex-futbolista), estuvieron criticando justamente a la selección y su fallida actuación. Más allá de los errores técnicos del entrenador en la alineación o en la cuestión estratégica, es claro que la selección verde es francamente mediocre y que nunca podremos así aspirar a ser campeones mundiales, asunto que ante las potencias, Alemania, Brasil, Holanda, España e incluso ahora la estrella latinoamericana Chile simplemente no tenemos nada que hacer.

Y "el Dr. García" en su discurso contra el desempeño de la selección dijo algo (quede alguna manera debió morderse la lengua pero en fin), que palabras más o menos fue esto: "Nuestra selección no nos ha dado alegrías reales. No llegamos a nada. No ganamos contra los poderosos, no competimos, siempre nos quedamos en el ya merito". Y no le falta razón. El fútbol es un negocio, y la federación mexicana de fútbol es la que mejor lo sabe, pero lo que ignora es que podría ser un mejor negocio si la selección, si este país futbolero tuviese los resultados que por ejemplo, tuvo Brasil en su momento o incluso Uruguay en los años 1930s. Vamos, que nunca hemos sido potencia y al paso que vamos nunca lo seremos.

¿Por qué pasa eso? Porque no hay trabajo serio, porque no hay disciplina, porque no se buscan las metas deportivas sino las económicas. Los futbolistas mexicanos, cuando llegan al mundial, se convierten en productos comerciales y anuncian pan Bimbo o leche Lala. Y si fracasan no importa, ya la afición se olvidará.

Y me voy a remitir al ajedrez. En México tenemos contados grandes maestros, uno de ellos al menos, producto de la escuela cubana, cubano de nacimiento incluso. Cuba, con una población diez veces menor que la nuestra produce jugadores titulados un día sí y otro también. Eso es posible porque se trabaja en serio, porque no se juega al país de la simulación, sino que se actúa seriamente. Y eso es lo que hace la diferencia. El ajedrez soviético demostró que el trabajo serio, constante, disciplinado, lleva al éxito. Y ojo, no quiere decir que siempre ganen, pero en promedio ganan muchas más veces de las que pierden. Y eso no es producto de la suerte, sino de la preparación.

Cabe decir que en Cuba hay torneos a cada rato, de todos los niveles, y hay muchos jugadores que se preparan con muchos recursos con los que aquí contamos. Cuba hace el Capablanca in memoriam y hasta un fuerte grupo abierto hay en donde van un par de mexicanos que -creo- se han pagado sus viáticos porque dudo que la Fenamac siquiera pueda apoyarlos. Y por eso tienen actuaciones discretas.

No tenemos figura de entrenador nacional y ahora que va una nutrida delegación mexicana a Costa Rica, a un torneo Panamericano Infantil y Juvenil, tuvieron un campamento de dos días. Sí, dos días nada más. Ni dos días, ni dos semanas, ni dos meses, servirán para nada. No esperen milagros. No existen. No los hay como no hay fórmulas mágicas.

Pero regresando al fútbol ya lo he dicho antes, el mexicano cree que debemos ser campeones mundiales pronto porque "ya nos toca", por designio divino, pues ya hemos esperado estos resultados que nunca llegan y ni llegarán. No hay fórmulas mágicas sino trabajo duro y responsable y mientras pongamos por encima los intereses comerciales sugiero quedarse sentado esperando porque las cosas no van a cambiar.

México, país futbolero por antonomasia y que además, gasta cantidades enormes en el deporte nacional, no tiene héroes continuamente, sino excepciones olímpicas, de esforzados atletas que trabajaron en las condiciones menos favorables en general, pero que los animaba el sueño de ir y ganar una medalla olímpica y pues así no hay para dónde hacerse.

En mi opinión, mientras no se hagan planes realistas a mediano y largo plazo, las argumentaciones de Luis García o de cualquier otro comentarista deportivo seguirán mostrando las eternas quejas sobre nuestro deporte en todos los ámbitos. Nada cambiará mientras no se trabaje en serio y se deje la simulación en la que está instalada el país entero. Así las cosas.

2 comments:

AA said...

Jjajja esa frase "porque ya nos toca" es como la falacia del apostador pero igual esta mal aplicada, ya que aquí no son los eventos pasados fallidos lo que hace que ya nos toqué, aquí si existe una dependencia pero no de los eventos pasados fallidos sino de la organización ,disciplina y otros etcéteras que no los se y no quiero opinar ya que no soy muy adepto a ver el fútbol

shoshenskoe said...

A mí me parece de lo más normal el resultado. Lo rarísimo sería que la selección mexicana le ganase a la de Alemania. Las mismas apuestas dan una idea de esto.
Me parece que la afición por lo general y algunos periodistas (sobre todo de Televisa al parecer) tienen una visión distorsionada de la realidad que los hace creer que son parte de una élite futbolística cuando no hay motivos. Esto genera un sentimiento de perder por cambios, rotaciones, el arbitraje, el técnico, que si era defensa, que el contención ... en fin, unas más que otras y algunas con cierta justificación pero no se dan cuenta que lo mismo aplica a casi todos los equipos.

Siendo un espectador neutral ¿qué jugador tiene de cierto renombre? Si te pasan una lista lo más seguro que solo se conoce al chicharito que ahorita es banca o ya ni lo convocan creo. Los demás juegan en equipos igual de media tabla para abajo. Posiblemente crean que se tiene estrellas porque es lo único de lo que se enteran...

Si a esas vamos, Colombia tiene más figuras y jugadores en equipos de renombre.El historial y la "tradición" de las que muchos hablan también la tienen otros.
En la misma línea de selecciones como MX está Ecuador, Perú, Suiza, Suecia, Croacia, Nigeria, Camerún (tercer lugar en alguna copa del mundo), Paraguay...

En mi opinión, se tiene una expectativa que no concuerda con la realidad. Visto así, el resultado no es bueno ni malo. Se llegó a donde se "tenía" que haber llegado para un equipo de la Concacaf.