Tuesday, June 20, 2017

El gobierno espía mexicano



El aparato de "inteligencia" gubernamental siempre me ha parecido un contrasentido. Si hay alguien tonto en lo que se refiere a procesos de inteligencia es el gobierno mexicano, que -acostumbrado a mentir y pensar que todos les creemos- salen con argumentos francamente fuera de lugar. Pondré un caso: la muerte de una pequeña en el estado de México, en donde la familia decía que se habían robado a su hija, la cual apareció muerta en su cama, en el borde de la misma, en donde nadie -repito, nadie- la vio a pesar de que se buscó en todos los cuartos del departamento de lujo donde vivía. Las explicaciones oficiales son burdas, totalmente increíble pero aún así, todo -dicen las autoridades- fue un penoso accidente y la pequeña se ahogó cuando se cayó al borde de la cama. Ajá.

Pues bien, ahora ha empezado el siguiente escándalo en el gobierno de Peña, que ahora involucra, de acuerdo a una noticia del New York Times, el espiar a periodistas, activistas de derechos humanos, entre otros personajes. Incluso se dice en el mencionado artículo que se espió al hijo de Carmen Aristegui, que es menor de edad.

Yo no sé quién fue el inteligente personaje del gobierno que decidió esta acción, en particular, la de espiar lo que el hijo de Aristegui decía cuando hablaba por su iPhone porque, seamos francos, ¿de qué puede hablar un adolescente desde su iPhone? (Y aún siendo el espiado alguien políticamente para temer, estaría en su derecho de decir lo que se le pegue en gana en su teléfono en las comunicaciones personales que tenga. Pero el caso es que parece ser que un programa israelí, creado específicamente para estas tareas y que además, sólo lo pueden comprar los gobiernos para supuestamente espiar a malosos, terroristas o criminales, se había insertado en los teléfonos de Loret de Mola, la Aristegui, el hijo de ella, entre otros.

Ese software, cuyo nombre es "Pegasus", parece violar las medidas de seguridad de los teléfonos modernos y colocarse y ejecutarse dentro de ellos, tomando control del micrófono y la cámara de video, sin que el usuario del teléfono lo sepa. Con ello, presumiblemente, se puede espiar todas las actividades que las personas hacen en sus teléfonos.

Pero toda esta historia, de por sí grave, me parece que tiene todos estos visos de una narración periodística para vender más. En mi opinión, el gobierno podría pedirle a los carrier de la telefonía celular, por ejemplo, que les diera los datos de personas, de sus llamadas, desde donde se hicieron, cuanto tardaron, etcétera. Y no habría necesidad de software israelí, ni de este juego baboso de espías y ladrones. Estos mecanismos se realizan desde hace muchos años en muchos lados del mundo, inclusive los Estados Unidos. Snowden es un ejemplo de que en el país vecino el gobierno espía a miles de sus ciudadanos además de personajes de la política internacional, presidentes de otros países, etcétera.

Y la verdad es que de qué se asombran. Los gobiernos no quieren perder el control y en México, que desde hace rato se vive con un malestar constante por cómo actúa el gobierno en todos los frentes, pudiese ser un catalizador y los futuros gobernantes de los partidos en el poder, quieren evitar a toda costa que lleguen los indeseables como López Obrador, por ejemplo. Y entonces espiarán a quien haya que espiar, qué más da.

Si el gobierno y su aparato de "inteligencia" se metió a investigar a periodistas, pues hace mal, porque para colmo, es un gremio que no se va a dejar y que precisamente tiene acceso a los medios. Y a nadie le gusta ser espiado, aunque no deba nada a nadie. No se vale, no se puede hacer, es ilegal y es una canallada que el gobierno federal mexicano use recursos públicos para estar tratando de ver qué acciones tienen los ciudadanos que todos los días quieren poner los puntos sobre las íes.

Todo el numerito me sigue pareciendo mediático y eso significa que seguirá hablándose de ello en estos días, pero finalmente se olvidará todo, porque así somos, con una memoria de "teflón" bastante patética.

Saturday, June 17, 2017

Del famoso grito de "puto" en los estadios de fútbol


Ya es una costumbre que prácticamente se ha instaurado en todo el país, que en los partidos de fútbol, cuando el arquero va a hacer un despeje la afición le grite al unísono "puto". Cuando la FIFA se enteró de esto, que no fue hace mucho, hizo ver que este tipo de expresiones estaban fuera de lugar, que era homofóbico y discriminatorio, y aunque apeló a la sensatez de los aficionados, los mexicanos siguieron con este grito, el cual para algunos no es nada para alarmarse mientras que para otros es francamente grosero.

Este fenómeno de gritarle al portero también se ha visto en bares y restaurantes cuando México está jugando e incluso familias enteras gritan desde sus mesas "¡putoooo!", y supongo que les parecerá gracioso. Pero la realidad es que no lo es, porque habla del nivel paupérrimo de los aficionados, que en el anonimato de las multitudes insulta al jugador de la peor de las maneras. Vamos, que la afición a un juego como el fútbol no significa que puedas denostar de esa manera al portero rival, entre muchas otras actitudes que los aficionados suelen tener.

La FIFA tiene algunas herramientas para desalentar a los aficionados en estas prácticas. Una de ellas, que se usa muchas veces hoy en día es la de penalizar con multas enormes al equipo local (el que juega en su estadio), cuando los  futbolistas pierden el control y se agreden, generando grescas de proporciones lamentables. Otras veces impiden que los equipos jueguen con aficionados dentro del estadio. Pero esto último va en detrimento del negocio del fútbol. Y los dueños de los equipos lo saben. Pero en el caso del grito de "puto" ¿qué hacer?

Pues bien, en la siguiente Copa Confederaciones, que se está ya llevando a cabo en Rusia, la FIFA ha decidido que si los aficionados gritan "puto" al arquero, el árbitro podrá dar por perdido el partido al equipo al que apoya con semejante grito, suspendiendo además, el partido de forma inmediata. La medida no me parece que tenga precedentes pero queda claro que la FIFA ha decidido no cruzarse de brazos e ignorar esta expresión tan naca, tan vulgar, que parece que a los aficionados les hace mucha gracia.

Vamos a ver si se cumple este nuevo reglamento. Vamos a ver si como niños chiquitos, los aficionados mexicanos aprenden de una vez por todas que estos agravios vulgares no deberían ser parte de un deporte tan entretenido y tan de masas como es el fútbol soccer. Voy a dar mi predicción: mañana el partido lo perderá la selección porque no dejarán de gritar "puto". Digamos que lo harán para retar a la institución deportiva que es la FIFA, porque en la lógica del mexicano no hay ley ni institución que sea más grande que él. Y entonces, al darles el partido por perdido, correrán ríos de tinta tanto reales como virtuales en cuanta publicación deportiva veamos. Vamos a ver mañana domingo qué pasa y si mi predicción fue correcta,

Tuesday, June 13, 2017

Un par de cursos para el mes de julio




Como hice el año pasado, propongo para este par de meses de vacaciones en la UNAM un par de cursillos. Habrá uno de ajedrez y otro de programación. He aquí las dos convocatorias:

Curso de ajedrez (4 o 5 sábados o domingos): propongo el reunirnos 5 sábados (en la tarde) o domingos (en la mañana o en la tarde), empezando en julio 2017, y estudiar unas 3 a 4 horas por sesión. Les puedo mostrar lo que en mi opinión hay que hacer para aprender a estudiar ajedrez. En esas cinco sesiones veremos cómo analizar variantes, cómo ejercitarse, cómo preparar aperturas y finales, cómo entrenarse con la computadora, etcétera.

Por motivos de espacio, solamente 5 ajedrecistas pueden ser los requeridos para este mini-curso. Si te interesa, escríbeme a mi correo, morsa@la-morsa.com y te mando un mensaje con el costo de este cursillo, más los materiales que se les dará a los que asistan. Si hay interés, entonces hablamos de fechas.

Porque hay personas que me lo piden constantemente, se abre un nuevo cursillo de programación lúdica, en donde quienes asistan podrán aprender algunos trucos e ideas que les pueden ser útiles no solamente para hacer programas simpáticos, sino como parte de sus actividades profesionales si es que se dedican a escribir código.

Son cinco sábados [o domingos, a definir aún] (3 horas por sesión) (de 4:30 pm a 7:30 pm), empezando en julio 2017, y quizás una sexta sesión si acaso es necesario ponerla. Nos reuniremos en un lugar que está muy cerca de lo que era el toreo de 4 caminos. Solamente cinco "alumnos" que sepan programar en algún lenguaje de alto nivel, de preferencia C, Java, Python, etcétera.  El costo por alumno es de 1500 pesos por todo el curso, pero el quinto alumno será becado, es decir, a quienes les interese, mándenme un correo a morsa@la-morsa.com y díganme los motivos por los cuales deberían ser becados. A quienes puedan pagar, les sugiero le den la chance de ser otro el que se beneficie de la beca.

Requisitos:


  • Computadora portátil
  • Windows 7, Vista, XP
  • Ganas de aprender
  • Asistir a todas las sesiones
  • Los materiales de software los pongo yo


El plan de trabajo es aprender -desde Delphi- algunas ideas en programación. Pienso que puede ser interesante. Avísenme a quienes les interese.

Monday, June 05, 2017

Once años sin mi papá


Hoy 5 de junio se cumplen 11 años de que mi papá dejó este mundo terrenal. Me acuerdo como si fuese ayer todo el episodio, desde que fue ingresado al hospital y la cantidad de dificultades de salud que empezó a tener que, lejos de mejorar la situación, la iba agravando cada vez más.

Me consuela un poco saber que mi papá, hasta antes del primer episodio de sus males, que lo llevó a tenerse que internar, tuvo una vida activa y se conducía por la vida normalmente. Conducía su automóvil, iba y venía. Estudiaba la guitarra todos los días con ese amor que solamente los grandes exponentes de la música tienen y de hecho, un día antes de que mi papá tuviese que regresar al hospital casi de emergencia porque se agravó su situación, pudo estudiar una media hora de esa mañana. Se sintió mejor por lo menos un ratito antes de que la avalancha de problemas ya no lo dejaran en paz.

Me duele como hace 11 años el fallecimiento de mi papá. Me gustaría poderle decir ahora que gracias a él soy una buena persona y que soy realmente feliz en general. La vida es difícil, complicada, pero es cosa de hacerla llevadera.

Mi papá promovió mi interés por el ajedrez. Me dejó ser y jamás me pidió nada a cambio. Me dio las herramientas para sobrevivir en la vida y lo hizo con creces. Me enseñó todas esas cosas que damos por sentado pero que gracias a mi papá se convirtieron en enseñanzas que me dictan todos los días qué es lo bueno y lo malo, qué hacer y qué no hacer. Y todo eso es invaluable.

Me gustaría creer que mi papá está en un mejor lugar y que bien que mal nos observa. Sé que es un absurdo porque no tengo prueba alguna de esto y probablemente todo se acabe cuando uno se muere. Pero quizás es así al dejar de pensar en la gente que uno ha querido. Tal vez por eso pienso que mi papá de alguna manera vive en mí y eso, aunque no cierra esta herida, me da cierto consuelo.

Así las cosas.

Sunday, June 04, 2017

¿Por qué funciona el lenguaje de patrones de ajedrez?



En este último par de años he trabajado intensivamente sobre la idea del lenguaje de patrones de ajedrez, del cual ya he hablado aquí en este blog. Lo que anima la idea en general es que la descripción es muy parecida a la que hacen los ajedrecistas en sus partidas.

Es común escuchar a un jugador, platicándonos de su partida, algo como esto: "Llevo blancas. Imagina que tengo un caballo atacando f7 pero además, que puedo dar jaque con la dama en a4". Estos datos son insuficientes en general para describir alguna posición, pero nos dice que la dama blanca probablemente está en d1, c2 o b3 aunque por la descripción del jugador no podemos asegurar esto. Sin embargo, cierta experiencia nos dice que en general, un jaque de una dama en a4 implica que la dama está en alguna de las casillas mencionadas.

Igualmente, decir que un caballo ataca la casilla f7 puede significar que el caballo en cuestión está en g5 o e5 o quizás (menos probable), en d6. Así, podemos imaginar más o menos la situación que nos está planteando este jugador. De nuevo, no tenemos certeza al respecto de la posición pero evidentemente hay muchos "tips" que nos pueden ayudarnos a hacernos una imagen mental.

Curiosamente, la idea de que los ajedrecistas poseen mente fotográfica y que recuerdan posiciones como si fuesen diapositivas o instantáneas en imágenes, ya fue descartada por Adrian de Groot, psicólogo holandés y fuerte jugador, que mostró que lo que realmente recuerdan los jugadores son las relaciones entre las piezas propias y enemigas más que en una posición específica como si fuese una foto.

Así, si le ponemos a alguien esta posición:



tal vez, después de algunas semanas, si le pedimos al ajedrecista que recuerde esta posición, probablemente no pueda hacerlo exactamente, pero quizás nos diga: no sé exactamente dónde estaba este alfil, pero podría haber estado en cualquier casilla de esta diagonal.


La descripción del patrón del alfil es simplemente A(ph7) (el alfil blanco ataca al peón negro en h7). ¿Dónde está el alfil realmente? Esto no es relevante. Lo que sí importa es qué casilla o peón ataca.

Y en ese sentido, el lenguaje de patrones funciona porque es equivalente a la descripción que hacemos los jugadores de nuestras posiciones en el tablero. Y aunque parece un lenguaje poco preciso, lo es sólo en apariencia. En realidad es muy preciso para describir patrones en general.

Por ejemplo, en la siguiente figura pueden verse tres tableros, cuyo patrón es equivalente en los tres. Me parece notable que el mismo patrón describa estas tres posiciones (y podría describir muchas otras más) de manera perfecta.



Por esto creo que el camino es el correcto, porque la representación es adecuada y funcional y además, porque es breve pero dice lo que tiene que decir. Realmente me tiene contento esta idea.