Wednesday, May 31, 2017

La efervescencia política y los dislates de López Obrador



Falta más de un año para que cambie el poder en México. Y sí, ya muchos estamos hartos de este régimen Peñista que francamente es lamentable en muchísimos aspectos. Pena Nieto, evidentemente, se cree el gran presidente porque todo aquel que en este país toma el mando, no escucha más que halagos. Y el galancete presidente tiene una reprobación de la mayoría del pueblo pero eso no le preocupa porque sabe bien que en muchos casos no pasa nada. Mañana se nos olvida.

Pero hay quien no se ha olvidado de que le "robaron" la presidencia, a decir de él mismo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO, aunque hay quien dice que se llama Manuel Andrés, pero que cambios su nombres de orden para que en las siglas no apareciese como MALO. Vaya usted a saber si eso es cierto). Y como el líder político que no ha podido ganar la presidencia, "haiga como haiga sido", se juega una vez más su postulación para el año que viene porque, digan lo que digan, AMLO irá por la grande de nuevo y de eso no me cabe la mínima duda.

Y "la mafia del poder" parece tenerle miedo a AMLO y desde ahora están ya enfilando sus fusiles contra el presidente de MORENA. Y entonces "disparan dardos envenenados" para desacreditarlo. Ponen a una tonta que quería ser presidenta municipal en la picota entregándole dinero para "el licenciado López Obrador", en una de las maniobras más torpes de las que se tenga noticia. Eso no desacreditará a AMLO ni un ápice, pero quizás estos malosos piensen que "difamen, porque siempre queda algo".

Y AMLO, por su parte, ha aceptado algunas entrevistas y ha perdido la paciencia. Ha dicho a Pepe Cárdenas -en su noticiero- que dejen de calumniarlo por el supuesto embute que tiene con la delincuente llamada Elba Esther Gordillo. Y pide el eterno candidato a la presidencia que los periodistas hagan un periodismo para el pueblo, diciendo la verdad y no apoyando a la mafia del poder. Y lo ha dicho tantas veces que ha empezado a desgastarse y a dejar de tener sentido, como cuando uno repite una y otra vez una palabra. De pronto pierde sentido de que esa palabra en particular representa algo. A Carmen Aristegui, amiguita de AMLO, le dijo que era "mirona profesional" y el tabasqueño se molestó con ella indicándole que le creía más a Yunes (el gobernador de Veracruz), que a él.

López Obrador no parece entender que lo seguirán atacando y que la mejor respuesta a estos ataques es no responderlos, en lugar de ponerse de pechito para que lo acusen de intolerante, de necio, de imbécil, entre muchas otras cosas. Y como AMLO no le hace caso más que a su conciencia, queda claro que sus dislates los magnifican sus enemigos en los medios. Y en esas condiciones buscan eliminarlo de las preferencias del electorado a como dé lugar.

En las últimas semanas he visto algunas de las entrevistas que le hicieron al Peje, que afirma que eso es, "un peje, pero que no es lagarto", como queriendo ser gracioso. A Jorge Ramos, el periodista que vive del otro lado del Bravo, le concedió una larga entrevista. No pudo AMLO contestar a las preguntas más quisquillosas del periodista como: "¿Acepta el aborto?", "¿Encarcelará a Peña si llega él a ganar la presidencia"? etcétera.

Desde luego que AMLO es un personaje del cual se le puede sacar mucho jugo. En más de diez años no ha trabajado pero dice recibir unos 50 mil pesos por mes, producto de lo que le dan los que lo apoyan, además de las regalías de sus tristes libros que publica. Y el Peje será muchas cosas pero tonto no es. Afirma, por ejemplo, que no tiene chequera ni tarjetas de crédito. Traducción: entonces solo usa efectivo para todo. ¿Por qué hace esto? Porque así no es rastreable financieramente porque es obvio que usar los servicios de la Banca no convierten a nadie en un ladrón.

Así pues, faltando tanto tiempo aún para las elecciones presidenciales del 2018, el Peje pierde la compostura, la paciencia, se siente único e irrepetible y todos están por debajo de sus capacidades. Da la impresión que no escucha a nadie y cuando tiene una frase simpática o graciosa y ve que se hace viral, entonces él la repite hasta la saciedad, que es lo único que ha hecho hasta ahora.

Yo quisiera que ganase eventualmente López Obrador, porque por una parte, la inercia de cómo este país lo hacen invíable y además, si ganase el Peje, veríamos que se acabaría la infabilidad casi papal de todas las estupideces que dice una y otra vez en sus entrevistas. Y entonces dejaría de ser el "mesías" para regresar a ser simplemente una persona que supuestamente busca que el país mejore.

Vamos a ver si hay alguien que puede decirle a AMLO que se tranquilice, porque la actitud que ha tomado no es la mejor de las ideas. Al Peje se le olvidan sus idioteces a cada rato: Una vez le dijo a Fox "Cállate Chachalaca" y como tuvo éxito, lo empezó a repetir hasta que se agoto la fórmula y le salió el tiro por la culata. Y esto creo, será el común denominador para cuando se destapen los posibles candidatos a la presidencia de este, nuestro bananero país.

Friday, May 19, 2017

Sobre la educación y el nuevo modelo educativo de la SEP


Este gobierno de Peña -como prácticamente todos los gobiernos anteriores- hace todo sobre las rodillas, sacando al buey de la barranca, tapando el pozo ya ahogado el niño, etcétera, es decir, no planea nada y sus medidas son en el mejor paliativo a una falta absoluta de planeación. Y esto precisamente está sucediendo en el nicho educativo desde que Peña Nieto entró al poder.

La medida más espectacular fue encerrar a la "maestra" Elba Esther Gordillo, por sus evidentes nexos con lo ilegal, con los desfalcos al sindicato de profesores, con una vida millonaria imposible que la señora se dio, con casas compradas en San Diego, con ropa y bolsas de marcas de lujo, etcétera, algo que evidentemente explica la "riqueza inexplicable" de la señora que además, decía ser la lidereza del sindicato correspondiente de forma vitalicia.

La cuestión es que llegó entonces el gobierno federal, a dizque poner orden en el asunto educativo y solamente ha dado tumbos. Se inventó un examen para los docentes, que fue rechazado. Los más virulentos se encuentran en Oaxaca y a pesar de las amenazas gubernamentales, no ceden estas facciones del sindicato.

Pero aún con todo esto, llegó Aurelio Nuño, sí, ése que no sabe que se dice "leer" y no "ler" (como le corrigió una niña de primaria), y entonces se inventó el nuevo modelo educativo, el cual se trata de "aprender a aprender", es decir, a razonar y a no repetir como loros las cosas. Por supuesto que esta idea de no repetir y entender (o razonar), tiene lógica, pero en mi opinión es de una superficialidad ridícula.



Veamos:

Repetir no es necesariamente malo. Uno tiene que aprenderse y repetir muchas veces las tablas de multiplicar básicas. Hay muchas cosas que es bueno saberlas de memoria en la vida práctica. Quizás sea importante que un niño entienda cómo se llegaron a las tablas de multiplicar y que pueda razonar por qué 8 x 5 es 40, pero después, no puedes pretender esperar que para cada cuenta haya que pedirle a alguien que razone cómo se llegó a ese valor. Nos ahorra tiempo saberse las tablas. Y esto es un ejemplo solamente. Incluso en una carrera como física aprendemos las leyes para derivar, en el cálculo diferencial e integral. Nos las aprendemos y esto va más allá de razonarlas todos los días. Ya sabemos qué resultado es el correcto y simplemente lo usamos. Así de fácil, así de simple.

Lo lamentable sin embargo no es la propuesta del modelo educativo, el cual tiene que tener un sustento real por parte de los educadores, el cual no he visto. El problema es pretender inventar el hilo negro aduciendo a que el modelo que se tiene no sirve. Pero ¿quién dice que no sirve? Lo dicen aquellos que se educaron en ese modelo inservible. ¿Cómo puede ser esto? ¿Cómo ese modelo tan malo generó personas que ahora ponen en tela de juicio sobre ese modelo del cual salieron ellos mismos? Una evidente paradoja.

Pero más triste es lo que hace el gobierno para presentar su flamante modelo sacado de quien sabe dónde. Y es un video de pena ajena que muestra una escuela donde los niños están repitiendo sobre los tipos de puntos que hay, el punto y seguido, el punto final, etcétera. Pero es entonces cuando un niño le pregunta a la maestra para qué sirve eso y entonces ella se da cuenta de su error y dice: "¿Qué les parece que si en lugar de repetir tratamos de entender"... Y entonces las imágenes, originalmente en blanco y negro se hacen a color. Hay un efecto luminoso en la pantalla y de pronto los niños, que estaban sentados en sus pupitres ya están alrededor de una mesa en donde se simula un volcán en erupción (cortesía de juguetes "Mi Alegría", supongo). Todos felices, todos los niños interesados, todo es maravilloso.


En esa parte del video se dice: "Es momento de un cambio... Que en la escuela ya no nos hagan repetir las cosas, sino que nos enseñen a pensar, a reflexionar y a entender. Eso es, aprender a aprender". Y ya no sigo porque me empieza a poner de malas tanta manipulación ingenua por parte de las autoridades educativas, encabezadas por este idiota de Nuño.

El problema educativo desde luego, no se va a resolver con estos bonitos anuncios del gobierno de Peña. Para empezar, hay que ver las condiciones de muchas de las escuelas primarias en nuestro país y entonces se verá que el problema tiene muchas más aristas que no se quieren contemplar. Porque eso requiere de demasiado dinero, el cual mucho se lo robó sistemáticamente la ladrona de Elba Esther Gordillo en su momento.

Por eso este país está como está, porque la educación se da a cuentagotas aunque se gasten monumentales cantidades de dinero, de grandes porcentajes del PIB. No funciona nada y se demuestra lo que decían los ingleses cuando dominaban a la India: "Para mantener a la india pobre se requiere de mucho dinero". Esto mismo puede aplicarse al modelo educativo en México: "Para mantener a los niños ignorantes se necesita mucho dinero".

La educación no tiene grandes dificultades. No se trata de que nos enseñen inglés, como pretendía el otro idiota del PRI, cuando quería ser presidente de la República el inútil de Labastida, o de comprarles a todos los alumnos un iPad, como sugería la estúpida de Josefina Vázquez Mota cuando era candidata del PAN a la presidencia de este país. Y tampoco, recordándola a ella, dejar de hacerle "cuchi-cuchi" al marido si no votaban por el PAN. Vamos, que todo lo que he mencionado sólo habla del lamentable circo en el que a la educación quieren meter.

La educación sólo se puede dar cuando el alumno tiene interés en aprender. Si como profesores y maestros no podemos enseñarles eso, la pasión por aprender algo, no habrá pantalla de computadora, ni diapositivas de PowerPoint o pizarrones electrónicos de la Enciclomedia de Fox que sirvan. La educación de un alumno no puede depender de si tienen tabletas o computadoras para usarlas en el salón de clases, eso es simplemente no entender de qué trata el problema educativo y pretender  solucionarlo con tecnología que a la postre no termina sirviendo para nada.

Saturday, May 13, 2017

Sobre el nuevo libro de Garry Kasparov



Acabo de terminar el libro más reciente de Garry Kasparov, quien junto a Mig Greengard, titularon "Deep Thinking, where machine intelligence ends and human creativity begins". Realmente no sabía qué esperar de esta obra pero debo reconocer que me ha gustado por muchos motivos.

Es un libro muy bien escrito en donde Kasparov narra sus aventuras en el mundo de la tecnología y del ajedrez. Sus enfrentamientos con Deep Blue, su preparación como Campeón Mundial y sus anécdotas y pláticas con los personajes que han moldeado finalmente el presente en lo que se refiere a computadoras capaces de jugar como gran maestro, incluso en máquinas caseras.

Kasparov habla a detalle de sus encuentros con Deep Blue y lo que me parece más interesante es que es brutalmente honesto en cómo él vio esos encuentros. La atmósfera de cada uno de ellos la narra de manera tal que nos traslada a esos momentos y puede sentirse incluso la presión de cada partida. En su habitual estilo, platica de las partidas que jugó contra la súper máquina de IBM y pone en perspectiva las virtudes y problemas de dicha máquina. Hay muchos detalles que 20 años después de estos encuentros salen a la luz pública de la pluma del que probablemente sea el mejor jugador de ajedrez de todos los tiempos.

También menciona el sentir de la derrota, la felicidad de la victoria y esta compleja vida d eun ajedrecista de la magnitud de Kasparov. Los capítulos sobre Deep Blue, por ejemplo, son emocionantes y atrapan. Uno quiere terminar de leer para enterarse de todo lo que pasó fuera del tablero, de la lucha humana, del esfuerzo tecnológico y de todo lo que paso entre bambalinas. Es francamente fascinante.

Pero también Kasparov nos habla del futuro tecnológico y su manera de verlo para poderlo enfrentar. Vivimos un momento privilegiado en los anales de la Inteligencia Artificial, en lo que las máquinas pueden hacer ya y que podrán hacer también en pocos años. El punto es no perder esta perspectiva y usar las computadoras, con todos los ingeniosos programas que en ellas existen, para ser mejores, para tener mejores vidas, para ser más inteligentes, más aptos, más capaces.

El libro (en inglés), contiene el siguiente índice:


  • Introduction
  • ONE The Brain Game
  • TWO Rise of the Chess Machines
  • THREE Human versus Machine
  • FOUR What Matters to a Machine?
  • FIVE What Makes a Mind
  • SIX Into the Arena
  • SEVEN The Deep End
  • EIGHT Deeper Blue
  • NINE The Board Is in Flames!
  • TEN The Holy Grail
  • ELEVEN Human Plus Machine
  • Conclusion: Onward and Upward
  • Acknowledgments
  • About the Authors


Es un libro importante, resume los avances de la Inteligencia Artificial, las redes neuronales, así como en otros campos de la programación, aunque claro, esto desde la visión del ajedrecista que es Kasparov, pero que claramente está enterado de estos temas y lo está con profundidad.

Deep Thinking es pues un estupendo libro que plasma los años de competencia ajedrecística entre el hombre y la máquina. Si le interesan estos temas seguro que el libro le parecerá, como a mí, formidable.

Friday, May 12, 2017

El ajedrez no se puede enseñar



Uno de los problemas que los ajedrecistas enfrentan es cómo estudiar. El ajedrez es un tema complicado porque hay mucha información y además, a diferencia de otros temas por estudiar, aquí los resultados se ven en exámenes que se hacen continuamente, lo que llamamos los torneos, la prueba de fuego para cualquier ajedrecista que aspire a tener cierto nivel.

Hay quien piensa que se debe empezar a estudiar desde muy joven. Por ejemplo, el GM Nigel Short, quien fuese subcampeón del mundo en alguna ocasión, indica en un interesante artículo de la revista New in Chess, que él empezó en el ajedrez en el momento justo. Si hubiese empezado digamos, cinco años después, quizás no hubiese llegado a la elite. Si hubiese empezado diez años después de lo que empezó, probablemente no hubiese llegado a ser más que un gran maestro de “medio pelo”. Short considera un disparate eso que se ha dicho ya con demasiada frecuencia, que es que una persona puede llegar a ser gran maestro si se le educa adecuadamente por muchos años y para ello ponen el ejemplo de las hermanas Polgar.

Pero lo que nunca se menciona son todos los esfuerzos de padres que quisieron educar a sus hijos para hacerlos grandes ajedrecistas y fracasaron. Nos fijamos siempre en los casos que tuvieron éxito, pero ¿en los que fracasaron? En esos nadie se fija.

Otros piensan que si se tiene un entrenador se puede llegar a progresar y convertirse en maestro de ajedrez con cierta facilidad. Y citan por ejemplo a la escuela de Botvinnik, de donde salieron Kasparov y Kramnik, por mencionar a dos grandes jugadores, ambos excampeones mundiales. Lo que poca gente sabe es que a la escuela de Botvinnik asistían los estudiantes un par de semanas en el verano y el patriarca del ajedrez soviético les dejaba tarea para hacer por los siguientes seis meses. De hecho, Botvinnik –dice el GM Soltis– al inicio de sus cursos de dos semanas decía: “Chico, recuerden que el ajedrez no puede enseñarse.¡El ajedrez solamente puede aprenderse!

¿Qué quería decir con ello el viejo campeón? Sencillo: uno sólo puede mejorar cuando se involucra con las cuestiones ajedrecísticas que se están estudiando. No hay maestro que enseñe nada de ajedrez. A lo más, lo que un entrenador debe hacer es ponerle posiciones a los alumnos de manera que ellos descubran muchas cosas por sí mismos. Y en ese sentido esto se parece a los oficios, en donde la gente aprende a hacer cosas haciéndolas.

El GM Oscar Panno una vez me dijo, a la pregunta de cómo mejorar: “Lo importante es DARSE CUENTA”. ¿Qué significa esto? Que los jugadores frente al tablero deben darse cuenta de lo que está pasando dentro de éste. Si no se entiende la “trama” de los acontecimientos que van ocurriendo en el tablero, probablemente no se pueda jugar bien.

Nimzowitsch por su parte, pensaba que en una partida el jugador de ajedrez debía hablar con sus piezas porque para el maestro danés este diálogo interno con sus piezas le era muy útil para saber qué hacer y cómo hacerlo. Nimzowitsch indicaba que los peones y las piezas tienen sus propios sentimientos, que quieren ser algo en la vida (por ejemplo, los peones quieren convertirse en reinas), y así, mediante esta “plática” interna con las piezas en la imaginación del jugador, se podía jugar un ajedrez más entendible en donde el jugador fuese entendiendo lo que pasa en el tablero.

Desde luego que esto no quiere decir que estudiar las partidas en los libros, ver problemas de ajedrez, observar las partidas que ahora se transmiten a diario por Internet no sirva. No, todo suma pero para que sume debe hacerse de manera inteligente: debemos darnos cuenta e involucrarnos en el tema. Si no se hace esto el progreso será –en el mejor de los casos– muy limitado.
 

Monday, May 01, 2017

El inconcebible universo de Pepe Gordon



El martes 25 de abril fui a una conferencia que daría el estimable Pepe Gordon con quien tengo una larga amistad. Pepe es el creador de "La Oveja Eléctrica", el programa de divulgación científica de Canal 22, el cual ya llega a su décimo primer año de estar en el aire.

Pepe Gordon es además de un gran amigo y estupendo escritor y su nuevo libro me parece un homenaje a su enorme capacidad de sintetizar la ciencia con la literatura y el arte. Editado por SextoPiso, la obra de Pepe es un ensayo en donde abunda la fineza, un lenguaje perfecto para explicar los temas más complejos, y una pizca de ingenio que prácticamente no falta en cada uno de los tópicos que aborda.

Sin tener preparación científica formal, es decir, no es físico, matemático o ingeniero, Pepe demuestra entender mejor muchos asuntos de la física moderna como la teoría de cuerdas o el increíblemente complicado "Modelo Estándar", que hasta ahora parece explicar la mayoría de los problemas en este submundo de las partículas infinitamente pequeñas.

Pepe intenta en este ensayo descubrir la posibilidad de unificar los temas de la física moderna que en ocasiones no parecen tener asidero para esto. Y habla de cuerdas con la convicción de que es una salida interesante a las dificultades que los físicos modernos tienen para explicar temas como el de la gravedad, por mencionar alguno de los más relevantes.

Pero además de esto, Pepe ha incorporado QRs, estos códigos en forma de cuadrícula con puntos, en donde con cualquier programa gratuito para Android o iOS, se pueden leer y entonces se revelará un enlace a un video en donde el lector podrá ver a un físico importante discutir los temas que Pepe ha presentado.  Digamos que es un libro en video, por decirlo de alguna manera.

El libro, ilustrado por Patricio Betteo, es francamente un goce, un espectáculo increíble para cualquier mente inquisitiva. La mancuerna que ha hecho con Pepe hace de las propias ilustraciones un fino detalle que se entenderá cuando se vean, en el transcurso de la obra.

Pepe Gordon es un gran escritor y me congratula poder compartir su pensar. Leer a Gordon es estarlo escuchando, porque escribe como habla. Basta imaginar cuando está hablando para sentir que nos está platicando algo. De verdad me tiene muy contento el resultado final del duro trabajo que significa escribir un libro como éste. Felicidades a Pepe Gordon y enhorabuena a SextoPiso por el esfuerzo para publicar esta magnífica obra.