Friday, December 15, 2017

Criando genios



Laszlo Polgar, el padre de las tres ajedrecistas húngaras, las hermanas Polgar, Susan, Sofía y Judit, ha escrito una serie de libros de ajedrez. Los más famosos son recolección de posiciones de medio juego, finales o de problemas de mate en 1, 2, 3, o más jugadas. Sin duda sus libros muestran un poco las ideas de lo que, a juicio de Papá Polgar, uno debería estudiar. Y claramente esta es una recolección de patrones de táctica, de maniobras estratégicas, de cómo debe actuarse en cierto tipo de posiciones. Por ello, es muy recomendable hacerse de estos libros.

No es novedad, sin embargo, esta colección de posiciones para analizar. Desde Fred Reinfeld existen (él escribió 1001 combinaciones y sacrificios brillantes y 1001 combinaciones de mate, ambos de Ed. Bruguera), y muchos otros autores han hecho libros de táctica similares, incluso hay uno de John Nunn muy interesante.

Pero más allá de estos populares libros del Papá Polgar, hay uno "nevelj zsenit!", que es un librito sobre cómo educar a un niño para que sea extraordinario en cualquier tema. La traducción del título sería: "Criando Genios", o algo parecido.

Est6e libro lo he buscado desde hace años e incluso le he preguntado a Judit Polgar (vía Twitter), si habría manera de conseguirlo -de preferencia en inglés. Ella simplemente me comentó que el libro no estaba disponible ni siquiera en la edición original. Después de eso me hice a la idea que habría que esperar a ver si alguien lo publicaba eventualmente.

Pues hace un par de días, Juan Manuel Sánchez, lector de este blog, me escribió que había entrado al sitio Reddit , en este enlace: https://goo.gl/1od1T, donde se discutía el asunto de este libro, si estaba en existencia, si alguien lo había editado en inglés, etcétera. Y Juan Manuel se aplicó y halló que hay una traducción al inglés de un original en Esperanto. El traductor de la misma lo ofrece en esta página (http://slatestarcodex.com/Stuff/genius.pdf) y además, indica que es gratis si se usa no para comercializarlo, sino simplemente para leerlo.


El libro contiene una centena de páginas, poco más, y aparentemente trata de lo que hizo Papá Polgar, exponiendo sus puntos de vista incluso a los detractores del método Polgar, el cual hay quien ha calificado de inhumano. Cabe señalar que en el prólogo del libro, Laszlo Polgar indica que no promueve ni quiere que nadie siga su ejemplo, y que quizás no deberían siquiera intentarlo, lo que significa simplemente que él se lava las manos (prudentemente), de todo aquel que quiera meter a alguno de sus hijos en una metodología como la de Polgar.

Yo agradezco a Juan Manuel Sánchez por contactarme y darme los correspondientes enlaces. Los pongo a disposición de quien le interese este tema.

____
(*) Laszlo Polgar con su mujer, Klara.

Tuesday, December 12, 2017

La revolución silenciosa


La historia de la humanidad plantea etapas en donde ocurren hechos que cambian a los seres humanos en cómo hacían las cosas e incluso cómo se comportaban. La revolución industrial, por ejemplo, hizo que de pronto mucha gente perdiera sus empleos y que mucha gente tuviese que literalmente que re-inventarse para poder sobrevivir. Después de la bomba atómica el mundo cambió y ya sabemos que una nueva guerra mundial simplemente sería devastadora para la raza humana. Y si todos estos cambios han movido al mundo, la tecnología ha hecho también lo suyo.

Cuando empezaron a salir las computadoras de 8 bits, las cuales tenían un minúsculo poder a lo que hoy podemos tener en nuestros escritorios, seguro nadie pudo imaginar lo que vendría. Y llegó la miniaturización de chips, de circuitos, y llegaron entonces los primeros reproductores de audio. Con la llegada del formato MP3 y la red de redes, Internet, entonces las personas empezaron a compartir la música y en pocos años pusieron en crisis a las disqueras.

Pero también se inventaron las cámaras digitales y sin poder detener su avance, acabó con el negocio del revelado en fotografía. Y los locales en donde se hacían este tipo de labores empezaron a desaparecer. La tecnología empezaba a hacer una revolución en donde las viejas maneras de hacer las cosas, empezaban a desaparecer casi radicalmente. Hoy, por ejemplo, el negocio de la fotografía ha dado un giro de 180 grados y prácticamente, para la mayoría de las personas, todo es ya digital aunque claro, para los especialistas siempre habrá opciones, menos que antes, pero las habrá.

Y con la llegada de los teléfonos inteligentes, con la propia llegada de los teléfonos que podían conectarse a Internet, nos llevó casi a canibalizar a las cámaras fotográficas y a los iPod, que empezaron a ser parte del hardware del teléfono. No es coincidencia la cita de Wozniak en el sentido que el iPod desaparecería pronto.

Un camino parecido se está empezando a ver con los libros electrónicos. Hay quien dice que el libro no desaparecerá, y quizás sea así, pero evidentemente con las nuevas tecnologías vemos que hay muchos libros en formato PDF, que han sido escaneados por anónimos dentro de la red y que ahora con un click pueden descargarse hasta nuestra computadora. Y pareciera que como pasó con la música, ahora los libros podrían cambiar radicalmente en el modelo de negocios porque claramente si sigue esta tendencia, ni para los escritores será negocio escribir.

Pero si vamos a las nuevas tecnologías y medios, a pesar de las grandes virtudes que ofrece el estar conectado a la red Internet, a poder ver información tanto escrita como multimedia vía nuestras pantallas de la computadora, esta posibilidad está incidiendo fuertemente en el ámbito de las televisoras y los medios electrónicos. Hoy, por ejemplo, vemos que los "youtubers" son invitados a participar en programas de televisión, porque estos son los nuevos comediantes. Y peor aún, con las políticas de empresas como Televisa, que ha tenido que empezar a cerrarle la llave de los grandes salarios a sus estrellas para eventualmente despedirlos, estos personajes se han ido a Internet, y son los youtubers que buscan sobrevivir en este terrible mundo competitivo. Y tal vez gracias a la fama que ya tenían en la TV, puedan mantenerse, pero el hecho es que YouTube, su tecnología para ofrecer contenidos multimedia que cualquiera puede hacer, está haciendo mella en el anterior poder de las televisoras,

Y si aún alguien tiene dudas, véase como los dispositivos como Rocku o el de Amazon, de pronto están dando contenidos de la televisión a demanda del usuario. Ya se acabaron los horarios y el poder de las televisoras para transmitir cuando ellos lo decidieran, la serie que nos gustaba. Hoy podemos verla a la hora que queramos en el momento que deseemos y en el dispositivo que se nos ocurra. Y de pronto los contenidos no los tienen que hacer los que trabajan en las televisoras. Y de pronto la Radio tiene el mismo problema (aunque menor), porque ya se puede hacer radio por Internet. Y en un abrir y cerrar de ojos de menos de 50 años, las cosas cambiaron a tal punto que la silenciosa revolución ya está aquí y quien no se adecue a la misma, simplemente no podrá sobrevivir.

Las revoluciones son siempre lecciones difíciles de entender o asimilar, pero están presentes a través de la historia humana. No son necesariamente malas o buenas. Todo depende si el mundo en promedio mejora y es ahí donde tenemos que evaluar si estamos haciendo las cosas bien o mal, desde luego, como raza humana.

Thursday, December 07, 2017

AlphaZero es el nuevo súper gran maestro, ¿es eso muy grave?



Hace un par de días se dio la noticia de que AlphaZero y su algoritmo de aprendizaje reforzado, había sido aplicado al juego del ajedrez y en sólo cuatro horas, el sistema había aprendido a a jugar un ajedrez de súper gran maestro a partir del único conocimiento de cómo se movían las piezas. Los investigadores de DeepMind, que es una empresa de Google, pusieron a jugar a su invento contra uno de los mejores programas de ajedrez, StockFish, el cual es además de código abierto. Jugaron 100 partidas y AlphaZero venció 28-0 con 72 empates. Es decir, la máquina de Google no perdió una sola partida. Verdaderamente asombroso.

Y esto, por supuesto, como seres humanos, nos hace pensar si este nuevo algoritmo de redes neuronales es capaz de sintetizar en 4 horas 500 años de lo que sabemos de ajedrez y sin siquiera alimentárselo.  Si pensamos en los esfuerzos que se han hecho desde los años sesentas del siglo pasado en el campo de ajedrez por computadora, podemos observar un desarrollo sistemático y muy lento para llegar a tener motores de ajedrez como Komodo, Houdini o StockFish. Y lo que hizo AlphaZero parece ser el parte aguas el cual puede modificar de por vida la manera en como vemos el ajedrez.

Pero yo creo que el avance científico no tiene siquiera que estar peleado con el propio ajedrez. Ahora dispondremos de una herramienta mucho más poderosa que la anterior. Cabe por ejemplo señalar, que ya los programas como Houdini o Komodo, le ganan al 99.95% de los jugadores en todo el mundo y que desde el año 2000 aproximadamente, debido a los avances de cómputo, ya ni siquiera se hacen esos espectaculares encuentro de grandes maestros contra las computadoras. La razón es simple: ya nos ganó la técnica. Ya no podemos competir a la frialdad de los cálculos y valoraciones de árboles de variantes gigantescos. Vamos, el juego no estará resuelto oficialmente, pero ya lo está en la práctica.

Y entonces, AlphaZero es como una motocicleta en una carrera de 100 metros planos de seres humanos. Simplemente no podemos competir contra ella y listo. Pero eso no acabó con las carreras de los seres humanos y la razón es simple: sí, tenemos artefactos y dispositivos que juegan muy bien y mucho mejor que nosotros, los seres humanos, pero que en el fondo tienen otra naturaleza diferente al de la raza humana. Yo simplemente no me preocuparía tanto.

Creo que el alcance de AlphaZero será importante y modificará algunos aspectos de cómo vemos el ajedrez pero de ahí a decir que ya hay que guardar nuestras piezas y peones para siempre, me parece que no debe ser así. AlphaZero habla finalmente de algo importante: sabemos muy poco de ajedrez y ahora tenemos una herramienta formidable. Usémosla. Aprendamos de ella y sigamos dando jaques.
¿Por qué no?

¿El fin del ajedrez?




En 1997 Garry Kasparov perdía un match a seis partidas contra una máquina preparada sólo para jugar al ajedrez. IBM había puesto mucho dinero y su plan era demostrar que una máquina ya tenía la suficiente capacidad para derrotar al mejor jugador del mundo en este difícil arte del ajedrez. Pero 20 años después nos enteramos que DeepMind había puesto un programa llamado AlphaGo, a jugar contra el mejor jugador del juego chino Go, y que le había derrotado sin duda ninguna. Hoy DeepMind nos da la noticia que su programa, aplicado al ajedrez, logró en sólo cuatro horas de auto entrenamiento, el nivel de súper gran maestro y para ello ha usado su técnica de redes neuronales de aprendizaje reforzado. AlphaGo ha logrado entender más de 500 años de experiencia en ajedrez en tan sólo unas horas. Algo inconcebible e impresionante.

El algoritmo desarrollado por Google y DeepMind, sintetiza todo el conocimiento del ajedrez y para demostrar este nivel, los investigadores decidieron poner como rival a StockFish, el mejor programa de ajedrez de código abierto, que está entre los tres mejores programas (incluyendo los comerciales), del mundo.

AlphaGo venció a Stockfish en un encuentro a 100 partidas, por 28-0 y 72 empates. Es decir, el poderoso StockFish no pudo ganar una sola partida. Esto solamente habla de la capacidad del algoritmo de DeepMind, el cual ni siquiera necesita bases de partidas, tablas de finales o podas alpha-beta para correr.



El artículo “Mastering Chess and Shogi by Self-Play with a General Reinforcement Learning Algorithm” describe el trabajo realizado y sin duda es un parteaguas en el mundo del ajedrez por computadora. El enfoque es tan diferente a todo lo anterior hecho en esta disciplina que habrá que estudiar cómo es que este algoritmo de Google y DeepMind se está volviendo una de las maneras más eficientes para atacar problemas que no tienen solución definitiva y que se han atacado antes a través de heurísticas

Tuesday, December 05, 2017

De candidatos y presidenciales



Este país es francamente único: tenemos el Instituto Nacional Electoral (INE), el cual pone las bases sobre las candidaturas, los tiempos de campaña, la regulación de candidatos independientes, etcétera, pero claramente parece que cada partido hace lo que quiere y a la hora que quiere.

Por una parte tenemos a Andrés Manuel López Obrador (hay quien me ha dicho que su nombre es realmente Manuel Andrés, pero que cambió el orden porque sus iniciales, en lugar de MALO serían AMLO), el cual lleva ¿12 años de campaña? y en donde finalmente ha logrado consolidarse con su partido político MORENA (Movimiento de Reconstrucción Nacional), del cual vive desde hace años. AMLO quizás en algún momento fue un candidato viable. Hoy en día más bien parece un personaje de humorismo involuntario porque hace declaraciones absurdas que parece solamente cree él y sus allegados y pondré un ejemplo: él ha indicado que si llega a la presidencia, como no va a ser corrupto, nadie debajo de él lo será. ¿De verdad se creerá semejante tontería?

Por otra parte tenemos al Dr. Meade, el artífice de los gasolinazos, dicen algunos, y además, habiendo sido destapado por Videgaray cuando curiosamente, Meade no es siquiera del PRI. Pero eso no importa. Parece que la estrategia ya está pensada con mucho tiempo de antelación para ponerlo como el que sí sabe, como el que sí puede y como el que sí piensa, cosa que desde luego, es fácil de asumir si lo comparamos contra Peña, que su ignorancia es poco menos que lamentable.

Del PRD creo que hoy mismo han dicho que van a proponer a Mancera. Y el Gobernador de la Ciudad de México debe dormir soñando con la silla presidencial, como los otros candidatos, porque claramente parece haber logrado que un partido político lo acoja para así poder tener algunas chances siquiera de competir.

Por lo que se refiere a Margarita Zavala, el Bronco, Pedro Ferríz De Con, Marichuy o cualquier otro más que sea independiente, es evidente que si logra las firmas para que su candidatura se legalice, de todas maneras no pinta en el escenario político.

Nos falta el PAN y su candidato, aunque ya no sé será aliado del PRI o no. Anaya ya nos dirá qué va a pasar en cualquier momento.

Pero eso no importa realmente, porque todos los partidos oficializados recibirán mucho dinero y aunque estos partidos hayan dicho que lo donarían para la reconstrucción después de los sismos, es evidente que ya se les olvidó y que los recursos se usarán para promover a los diversos candidatos.

Creo que la pelea estará entre Meade y AMLO. Hay quien le tiene un temor espantoso al eterno candidato de Morena, pero seamos francos, ni hará de México una Venezuela ni será Hugo Chávez. Es más, yo quisiera que él ganara y no porque le vaya a él, sino porque se demostraría que el Mesías no existe y que este país no tiene remedio.

Pero mientras llega la elección, ya podemos empezar a disfrutar de las peleas y chismes entre candidatos y partidos. Como en mi opinión México es inviable, da lo mismo el pinto que el colorado, para decirlo coloquialmente. Como sea, siempre queda el elemento que muchos están esperando: que si pierde AMLO ahora sí se vaya a la Chingada (dice el propio AMLO que así se llama su rancho).

Tuesday, November 28, 2017

¿Quieres publicar tu libro?



Ya mis cuatro lectores sabrán que he escrito algunos libros, todos de ajedrez, aunque he escrito también de otros temas. El asunto es que cuando uno escribe y quiere que alguna editorial le publique su libro, encuentra dificultades de todo tipo. He aquí mi guía informal sobre este asunto:

Lo primero es ubicar una editorial ad hoc para la publicación de la obra. Para ello hay que considerar que las editoriales tienen nichos de mercado específicos y la mayoría los aclara. Por ejemplo, el Fondo de Cultura Económica no publica libros de autoayuda, o de astrología, por mencionar dos tópicos populares de algunas editoriales.

Una vez que se tienen las potenciales editoriales, el siguiente paso es contactar a los editores para mandar la obra a revisión por parte de ellos. Ha muchas editoriales que hacen este paso sencillo: lleva uno el manuscrito y se los deja para su evaluación. Cabe decir que hay que ser pacientes porque no necesariamente la editorial dará una respuesta al autor enseguida. Pueden incluso pasar un par de meses. Si en unos dos meses no se tienen noticias de la editorial sobre el asunto, entonces vale la pena hablarles para saber qué pasó.

Hay que decir que muchas editoriales quieren revisar obras completas, terminadas. No quieren avances porque se tienen muy malas experiencias al respecto, por ejemplo, que se le dice al autor que su libro va por buen camino y entonces éste pide anticipos para terminar la obra y después o no la termina o simplemente desaparece o peor aún, el resultado final deja de ser atractivo para la editorial que piensa que la obra ya terminada no es publicable. Por ello, si quiere publicar, tenga la obra terminada y lista para ser evaluada por las editoriales.

Si la respuesta es afirmativa, entonces ya hablará de los términos del contrato. En el modelo de negocios de la editorial más tradicional, ésta ofrece entre 5% y 10% al autor sobre libro vendido. Cabe señalar que el precio de venta no siempre es el mismo por lo que si al autor le dan el 10% y vendió 100 libros, cuyo precio oficial de venta es de 300 pesos, debería recibir  3000 pesos de regalías, y eso a veces no ocurre porque la editorial muchas veces vende más barato para precisamente, colocar los libros.

Hay otros modelos de negocios en las editoriales, el cual está ya de moda en nuestro país. Se trata del "Vanity Printing", el cual es un sistema en donde el autor paga el libro (papel y tinta), por 1000 a 2000 ejemplares. Las editoriales en este modelo de negocios hacen la evaluación de lo que tiene que pagar el autor y esto puede ser de alrededor de 100 mil a 200 mil pesos. El trato es entonces, por ejemplo, con la editorial Rodrigo Porrúa (que no tiene nada que ver con la Editorial Porrúa), es que toda la ganancia va al autor hasta que recupera su inversión. Una vez logrado esto, entonces la editorial y el autor van a 50% en las ganancias. El truco aquí es que la editorial imprime en sus talleres los libros y cobra por ese trabajo, aunque se compromete a distribuir el libro del autor. Rodrigo Porrúa tiene incluso un espacio en la televisión de paga los sábados en la mañana, en donde entrevista a los autores que entran en este mecanismo.

Otra editorial, Endira, hace las cosas diferentes aunque el modelo de negocios se parece. La idea aquí es que el autor tiene que comprarle a la editorial, a precio al público, 200 o 250 libros y entonces, el autor tiene que ver cómo los coloca. Mientras tanto, la editorial se encarga de la distribución y de la promoción. Aquí, hasta donde he visto, no se habla de regalías pero, si después de que el autor colocó sus volúmenes y quiere más, puede comprarlos con 40% de descuento. Esto equivale entonces  a desembolsar (para el autor), entre 60 mil y 75 mil pesos, considerando un precio por libro de 250 a 300 pesos.

El "vanity printing" es un modelo que permite a muchos autores publicar sus obras, aunque tienen que patrocinar de alguna manera la edición, pero el modelo se basa en que para todo autor, su obra es magnífica y merece ser publicada. El problema es que los sellos editoriales que funcionan bajo este esquema no tienen muchas veces una gran distribución o pueden garantizar (aunque digan lo contrario), la promoción de la obra del autor. Y el autor difícilmente puede reclamar nada porque no es un auditor que está persiguiendo cada evento o situación donde la editorial debería hacer promoción.

En mi opinión, los autores la tienen difícil, porque claramente las editoriales buscan irse con autores consagrados y esto simplemente los hace un lado. Sin embargo, hay una opción que quizás suene razonablemente interesante. Se trata de lidiar con una imprenta que pueda trabajar a bajos volúmenes. Pedirle a un autor que patrocine 1000 o 2000 ejemplares a veces sale de los presupuestos de los escritores, por lo que editoriales como Groppe Imprenta, por ejemplo, pueden ser una opción interesante. Ellos (debe haber otras imprentas que trabajan de forma parecida, cuestión de investigar) permiten que cualquiera imprima mínimo 20 ejemplares de su obra. Uno manda el manuscrito, el formato que quiere, el tipo de portada, y la imprenta manda un presupuesto. Aunque no tengo los datos a la mano, más o menos cada libro (dependiendo de la cantidad de hojas, portada, etcétera), puede salir entre 200 y 300 pesos, aproximadamente. Entonces el autor puede gastar unos 6000 pesos para recibir sus primeros 20 ejemplares y ver si los coloca. Si tiene éxito, puede pedir otros 20 y así puede quizás incluso autofinanciarse. Y sí, no tendrá jamás la distribución de su obra en las grandes librerías en todo el país, pero poco a poco puede uno irse colocando. Digamos que es un primer paso.

Por cierto, hay una alternativa más, y es la publicación de los libros electrónicos. Amazon es una estupenda plataforma y tiene mucha información de cómo hacer libros para el sistema Kindle. Si le cuesta trabajo entender algunos detalles, hay muchos libros en Kindle (que cuestan uno o dos dólares), que lo llevan de la mano en el desarrollo de la formación de un libro para Amazon.

El problema es que tampoco parece ser una opción en donde se puedan vender muchos libros, aunque es claro que dependerá de muchos aspectos: el tema a tratar en el libro, el costo que el autor quiera ponerle, etcétera. Yo hice la prueba y vendí unos 25 ejemplares nada más. Pero no llegué siquiera a la cantidad mínima para que Amazon me extendiera el cheque con las regalías correspondientes. Así que es un camino complicado el querer vivir de escribir y además, de hacerlo en las plataformas de los "e-books".

Hay que aclarar que todo lo expuesto aquí es mi experiencia y opinión personal. Quizás a alguien le haya resultado el usar una editorial con un modelo de negocios específico. Me gustaría saber lo que piensan los lectores. Gracias.

Sunday, November 26, 2017

Nuevo curso de ajedrez



Ahora en diciembre, a partir del domingo 3 o 10, iniciaré un cursillo de ajedrez para quienes e interese. Cada sesión (programo unas cinco al menos pero quizás pueden ser más), de tres horas cada una, buscarán trabajar los elementos para mejorar en el ajedrez. Interesados escríbanme a mi correo: morsa@la-morsa.com para más información. El curso se busca sea presencial. Cabe decir que el cupo es limitado y probablemente no pueda aceptar a más de 5 personas en el curso.

Wednesday, November 22, 2017

Mi artículo de patrones para la Revista Peón de Rey



En estos ya tres años y medio del doctorado, mi tema: "Configuraciones que dan ventaja en los juegos de suma-cero e información perfecta" ya tiene forma y he avanzado poco a poco en la tarea que me he encomendado, el probar que en este tipo de juegos los patrones pueden ser una herramienta importante para desarrollar técnicas para saber quién tiene en definitiva la ventaja.

Los avances son lentos y en ocasiones la paso fatal, porque pasan dos o tres semanas y apenas sale una cuartilla rescatable de todo eso. Aún así, como el otro día le dije al Dr. Fernando Magaña, que me dio electromagnetismo, "estoy disfrutando el doctorado a pesar de las dificultades encontradas". Y es que no es fácil finalmente cumplir con el requisito de hacer una contribución original al conocimiento en un dominio específico.

Como sea, ya he escrito a una revista especializada (y arbitrada), un artículo sobre los patrones en ajedrez, los cuales puedo representar a través de un lenguaje de descripción basado en patrones que en realidad es muy simple. Estoy esperando que los árbitros, es decir, aquellos qu3e están evaluando mi documento, tengan una opinión favorable al respecto.

En el mientras, mandé un artículo a la revista Peón de Rey, del GM Miguel Illescas, al cual tuve la alegría y honor de conocer en los festivales de ajedrez que se han hecho en la UNAM. Cuando le propuse la idea me pidió que le mandara un borrador para considerarlo y le gustó al final de cuentas, por lo cual se publicó el artículo (escrito para ajedrecistas y no para especialistas en cómputo).

Han pasado algunos meses de esto. Pongo aquí el enlace a este artículo para quien se interese por el tema y espero cierta retroalimentación así como críticas al trabajo realizado. El enlace es éste.

Pasando miles de imágenes de color a tonos de gris



Hacer fotomosaicos requiere de muchas fotografías. Cuando inicié este proyecto compré de hecho dos colecciones de imágenes de 32 bits de color: "The Big Box of Art" y "Art Explosion", las cuales sumadas eran alrededor de 50 mil imágenes. Pero aún con esta cantidad de imágenes, las posibilidades de repeticiones es grande, porque en las fotografías hay regiones que tienen una tonalidad, o un color determinado, y entonces, los cálculos que hace mi programa para elegir qué foto poner, pues se repiten ante la misma tonalidad o color. De hecho, si pensamos que hay 16 millones de colores, pues se necesitan muchas imágenes para hacer un mosaico razonable.

Pero si pensamos en mosaicos en tonos de grises, en ese caso solamente hay 256 tonos de gris por imagen, por lo cual, si tenemos 50 mil imágenes, en promedio habrá unas 195 imágenes por cada tono de gris y entonces las repeticiones de las mismas imágenes, en la creación de fotomosaicos, disminuye notablemente.

Entonces me di a la tarea de pasar todas mis imágenes de color a tonos de gris. Mi software permite generar las imágenes en tonos de gris en alrededor de 16 imágenes por segundo. Esto es relativamente rápido. Quien le interese mi programa, escríbame a morsa@la-morsa.com y se lo mando de forma gratuita a vuelta de correo.

Tuesday, November 21, 2017

Llega la sabiduría tuitera 4


En los últimos años me he dedicado a coleccionar frases ingeniosas que ocurren en las redes sociales, particularmente en Twitter. Gracias a ello han salido ya cuatro volúmenes de estas frases, las cuales podríamos numerarlas como 1, 2, 3 y 5. ¿Y el volumen 4? Se traspapeló y lo olvidé. Sin embargo, Leney Andrea Plaza, una chica argentina, me ha ayudado a retomarlo y en estos días trabajamos para terminar este volumen 4, que ahora ponemos en manos de los lectores.

Twitter es una fuente inagotable de tonterías en muchos casos e ingenio, en unos pocos más. Tomando estos últimos, la colección de frases memorables de Twitter quedan ya plasmadas en esta obra que de alguna manera evita que estas ideas ingeniosas se pierdan en los "las líneas de tiempo", (timeline) de los usuarios que las han subido a la red social.

Como en las entregas anteriores, es evidente que habrá quienes vean algunas frases absurdas, sin chiste, o bien el contrario, les parezcan muy graciosas o de un ingenio estupendo. Hay para todos los gustos y opiniones. Lo que realmente nos interesa a nosotros, los que hemos compilado estas frases, es que no desaparezcan y que, de alguna manera, hagan sonreír al lector al menos un poco. Si logramos esto, nos damos por bien servidos.

La nueva "Sabiduría Tuitera 4" puede bajarse de este enlace.

Friday, November 03, 2017

La visita de Kevin Mitnick a México




Kevin Mitnick es conocido como el hacker más famoso del mundo. Todo comenzó a partir de su inicial interés por la magia, la cual derivó en la magia de la telefonía y lo que se podía hacer con ella. Mitnick comprendió que podía hacer una serie de trucos para introducirse en otros sistemas. Por ejemplo, a los 13 años halló cómo brincarse el sistema de tarjetas que se usaban en el sistema de autobuses de la ciudad de Los Ángeles. Mucho de ello lo hizo no a través de técnicas complejas de programación, sino de ingeniería social, es decir, hablando con personas asumiendo identidades de empleados de la empresa a la cual le quería sacar información. Con ello pudo, por ejemplo, hablar con la gente de Motorola y obtener en unos 15 minutos, el código fuente de uno de sus teléfonos más populares.

En 1979 logró introducirse ilegalmente en una red de computadoras, después de que un amigo le diera el teléfono de Ark, un sistema de cómputo de la empresa DEC. Mitnick simplemente copió el software de la empresa y cuando fue detenido, se le sentenció a 12 meses en prisión, con 3 años más de supervisión. Casi al final de este período, Mitnick hackeó el sistema de mensajes de voz de Pacific Bell. Cuando las autoridades supieron que él estaba detrás de esto, se le empezó a buscar por los Estados Unidos y Mitnick se convirtió en fugitivo por dos años y medio.

Pero todo esto tuvo el final predecible: Mitnick fue arrestado el 15 de febrero de 1995, en su apartamento en Raleigh, Carolina de Norte, con acusaciones federales que incluían un número de delitos en ese período cuando fue fugitivo de la justicia. Se le acusó entonces de fraude cibernético (14 cargos), posesión de dispositivos no autorizados (8 cargos), intercepción de comunicaciones electrónicas, acceso no autorizado a una computadora federal y daños a equipos de cómputo. En 1999 Mitnick se declaró culpable de alguno de esos cargos y fue sentenciado a 46 meses de prisión, mas 22 meses por violar los términos de su liberación de 1989.

Kevin Mitnick estuvo cinco años en prisión, cuatro y medio años desde el juicio y 8 meses en confinamiento solitario porque, de acuerdo con Mitnick, los abogados convencieron al juez e que él podía “iniciar una guerra nuclear silbándole a un teléfono”.


Finalmente el 21 de enero del 2000 fue liberado. Durante este tiempo, inicialmente se le prohibió el uso de cualquier tecnología de comunicación diferente a un teléfono residencial. Mitnick combatió semejante decisión y eventualmente ganó el caso con lo que tuvo acceso a Internet. Mitnick no pudo además, comercializar en libros o cualquier otro medio su historia por ser, de acuerdo a la justicia estadounidense, una serie de hechos delictivos. Pero esta limitación se terminó en el 2007.

Cabe decir que Mitnick nunca sacó provecho de sus actividades. No vendió información, contraseñas o software conseguido ilegalmente. Su actividad era simplemente el deseo de aprender y de ver que no había sistemas inviolables. Y además, dejó en claro que no se requiere de gran habilidad técnica (que sin duda la tiene), sino de hacer esta ingeniería social para hacerse de contraseñas, o entrar a un edificio en donde supuestamente solamente tiene acceso e personal autorizado. Mitnick no es el primero que saca ventaja de esta ingeniería social, pero sí es uno de los mejores en este sentido, porque cuando se interesaba por algo, lo conseguía sin titubear, sin mostrar emociones que lo pudiesen evidenciar.

Después de esta historia sobre este importante hacker, Mitnick eventualmente fue considerados “rehabilitado” y decidió iniciar una empresa de consultoría sobre seguridad informática, la cual parece que ha sido un acierto. A Kevin Mitnick se le contrata en muchos países no sólo para que ayude a proteger a empresas, tanto públicas como privadas, ante el acecho de los crackers y hackers. Pero además, da pláticas y conferencias al respecto.


Y esto fue lo que hizo este 31 de octubre del 2017, en una plática que dio en el Foro Masaryk, patrocinado por Microsof. Kevin Mitnick claramente tiene una plática perfectamente preparada y en cerca de hora y media mostró algunos de sus trucos, platicó ciertos detalles de su vida como hacker y finalmente, mostró incluso cómo hay que protegerse contra toda serie de dificultades, incluso de los virus ransomware como WannaCry.

Fue notable lo que Mitnick hizo. Mostró cómo clonar tarjetas (como las que se usan en ciertos hoteles para abrir las cerraduras de los cuartos), además de enseñar algunas herramientas (de hardware y software), para poder hacerse de información que se tienen en las tarjetas magnéticas sin que el usuario siquiera se dé cuenta. Por ejemplo, hace unos años, gracias a un equipo electrónico que llevaba en su backpack, Mitnick se hizo de más de una centena de datos de tarjetas de crédito simplemente caminando por los pasillos de una conferencia a la que asistió.


Al final del evento Mitnick hizo un par de regalos a todos los que pudimos asistir al mismo: su libro: “Ghost in the Wires”, escrito junto con William L. Simon y su tarjeta de presentación, la cual está hecha en metal y contiene “un juego de ganzúas”.

Si tuviese que decir algo sobre Kevin Mitnick, podría confesar que nunca pensé que el mundo era un lugar tan poco seguro. Pensé que finalmente el hackeo sólo podía hacerse vía una habilidad técnica que solamente poseen unos cuantos. Sin embargo, eso fue francamente desmentido por el propio Mitnick. Y cuando me firmaba el libro le dije que odiaba que me hubiese abierto así los ojos. Le dije que más que nunca me sentía desprotegido. Sonrió y me contestó algo como esto: “si logré que te dieses cuenta de la realidad en este sentido, mi labor está hecha”.

El consumismo y el nuevo iPhone X



Desde hace mucho tiempo se sabe de enormes filas que hace la gente para adquirir el nuevo teléfono de Apple. Este comportamiento no es únicamente en los Estados Unidos, sino que se repite en Japón e incluso en México. Llama siempre la atención porque al final del día lo que están adquiriendo es un equipo que cuesta mucho más caro que el promedio pero que, como la empresa Apple ha encontrado, vende "status". Tal vez esa sea la razón para hacer filas de hasta días.

Y he visto en unocero.com un artículo en donde se muestra la primera persona en obtener el nuevo iPhone X. Se le ve feliz y desde luego, supongo que tendrá unos 23 mil pesos al menos para poderse hacer de este nuevo teléfono móvil.

Y más allá de la argumentación de que el nuevo juguete de Apple sea muy costoso y cada quien hace de su dinero lo que quiera, habría que preguntarse ¿por qué la gente hace estas colas enormes? ¿por qué no comprarlo al día siguiente de la venta inicial, o a la semana? ¿por qué les urge tener el nuevo iPhone X?

No quiero dejar pasar por alto el tema del costo del teléfono iPhone X. Podrá ser una maravilla electrónica pero por 23 mil pesos te puedes comprar una computadora muy bien armada. Por ejemplo,  una iMac, con pantalla de 21 pulgadas, con un procesador Intel Corei5, cuesta dos mil pesos más que el iPhone X básico. Y desde luego, hay equipos de cómputo portátiles que están entre los 10 mil y 15 mil pesos, unos 8 mil pesos más baratos que el iPhone X.

Y sí, ya sé, que cada quien haga lo que quiera con su dinero. Simplemente apunto que el costo de un equipo de telefonía (de gama media pero muy razonable en uso), sale en unos 4 mil pesos, aunque incluso las empresas de telefonía te lo dan gratis con el plan de dos años que elijas. Es decir, más que un teléfono lo que Apple vende -una vez más- es el oscuro objeto del deseo, aunque en el fondo no haga mucho más que lo que el teléfono hacía antes. Las nuevas tecnologías incorporadas como el Face ID parece que no es infalible y los detalles como el que no tenga marco la pantalla parece asombrar a mucha gente, pero son cosas de las modas, que después se olvidan o se regresan al esquema anterior.

Voy a especular las razones: en mi opinión, lo que pasa es que hemos sustituido el ser por el tener. Ser un profesionistaestupendo o un músico bueno, por ejemplo, requiere de estudiar por años y muchas veces, a lo mejor, los resultados no se observarán en un gran salario aunque quizás sí en la satisfacción personal de hacer las cosas bien. El ser es más difícil que el tener, porque el acceso a muchas cosas se puede dar por haber tenido una familia acomodada que nunca ha tenido dificultades económicas y entonces, querer tener el teléfono X o Y es simplemente un asunto de que tengo el dinero y entonces lo quiero y lo compro. Y si a esto le sumamos el hecho de que para mucha gente mostrar que usa un iPhone los hace felices porque los hace de cierta "elite" (que sólo está en su cabeza), pues combinación completa: ahí están las filas por tener ese nuevo teléfono.

En breve: es más fácil tener que ser, porque además, el tener se observa continuamente. Yo he visto estudiantes en mis clases que tienen una capacidad asombrosa para programar, o que entienden temas avanzados de estructuras de datos sin problemas, pero esto no se ve en la calle, ni se asoma como cuando uno saca un flamante iPhone X ¿verdad? Y por eso tal vez los poseedores de estos nuevos juguetes que da la tecnología los hagan creer que son mejores, o más deseables, o más "qué sé yo", porque no se me ocurre ninguna otra razón.

Concluiría con una frase que escribiese Albert Einstein en una nota que dejó a un botones de un hotel en Tokio y que acaba de ser subastada (con otros escritos del famoso físico), que dice: “Una vida tranquila y modesta trae más alegría que una búsqueda de éxito ligada a un constante descontento”.

Friday, October 20, 2017

El festival Aleph de la UNAM


Entre las actividades del Festival Aleph de Ciencia y Arte, en la UNAM, en el Centro Cultural Universitario, fui invitado a compartir una plática con el Monero Bef, con el que hablaremos de la física de los superhéroes. Bef además de monero e un estupendo escritor y novelista.

Así pues, el 21 de octubre del 2017 (sábado), estaremos a las 11 am en el Centro Cultural Universitario, para platicar de este tema, que quiero suponer, será interesante a partir de que Bef sabe de Comics un montón y un poco más.


Monday, October 16, 2017

Programación lúdica: ecualización del histograma de una imagen



El proceso digital de imágenes tiene una serie de técnicas para poder manipular los pixeles de una imagen. En un artículo pasado vimos la manera de ajustar el contraste a partir de estirar el histograma de frecuencias de valores de los pixeles en una imagen de tonos de gris. Cabe señalar que en una imagen de grises solamente puede haber 256 tonos diferentes, cuyas componentes de color son: (0,0,0) que es el negro; (1,1,1) que es menos negro... y así hasta (255,255,255), que es blanco.

Desafortunadamente el estirar el histograma no sirve cuando la diferencia entre el contraste mínimo y máximo es de 255, porque la fórmula para cada nuevo pixel sería: (TonoDeGris / 255) * 255, lo cual sería dividir entre 255 y multiplicar entre 255, lo que dejaría el resultado como el pixel original. Por ello, es necesaria otra técnica y ésta es lo que se llama la "ecualización de un histograma".

Cuando uno "ecualiza" algo, por ejemplo, una señal de audio, lo que hacemos es que los bajos y los altos se igualen. En lo que se refiere a gráficas, cuando hay muchos pixeles oscuros entonces se reduce esa cantidad y si hay pocos pixeles claros, se incrementan estos.

Para "ecualizar" (o igualar) los valores del histograma, lo que tenemos que hacer es simplemente crear algo que se llama CDF (Cumulative Distribution Frequency), lo cual es simplemente un arreglo de 256 bytes que contienen la suma de los valores de las frecuencias de los valores previos. Por ejemplo, si tenemos valores de frecuencias para los tones de grises: 52 tenemos 1, 53 tenemos 3, 58 tenemos 2 y 59 tenemos 3, entonces el CDF será 1, 4, 6, 9, etcétera, para el CFD[52], CDF[58] y CDF[59]. Simplemente sumamos el valor actual con el anterior y listo. Teniendo este valor, solamente nos falta calcular la ecualización de cada pixel, la cual es una función como ésta, para cada pixel en la imagen: NuevoPixel = round(((CDF[R]-1) / CDF[255]) * 255).

Para ver si esto funciona, tomemos la siguiente imagen de Lena:



Y procesemos de acuerdo a lo que hemos dicho:



Puede observarse que la imagen se ecualizó y el contraste cambió significativamente. Nótese cómo el histograma se "estiró" de alguna manera.

Cabe señalar que esta técnica puede no ser necesariamente la mejor pero todo dependerá de qué queremos hacer y por qué queremos ecualizar una imagen.

A quien le interese este tema, escríbame a morsa@la-morsa.com y le enviaré el software ejecutable y el código fuente escrito en Delphi.

Saturday, October 14, 2017

Cómo realizar el contraste de una imagen


En el curso que doy en la Facultad de Ciencias de la UNAM, de Proceso Digital de Imágenes, enseño cómo hacer una serie de filtros, muchos de ellos se pueden ver directamente en Photoshop, aunque otros, sobre todo los artísticos, no parecen ser fáciles de saber cómo están hechos, porque no hay documentación al respecto y en el oráculo que es Internet no he encontrado referencias sobre los mismos.

De todas maneras en este blog ya he descrito muchos de los filtros que enseño y otros que incluso no están disponibles en Photoshop o que hacerlos mediante esta herramienta pudiese resultar muy problemático de simular.

Uno de los filtros más comunes es el del contraste, y existen un par de algoritmos para realizarlos. Cuando uno aplica este filtro lo que hace es mover normalmente un valor el cual modifica pixel a pixel la imagen con la que estamos trabajando. Sin embargo, el resultado final muchas veces se hace a "ojímetro", es decir, midiendo visualmente cómo se ve la imagen al aplicarle cierto contraste.

Hay, sin embargo, una idea interesante para contrastar imágenes de manera automática. Esto se hace a través del ajuste del histograma de una imagen, el cual se basa en diferentes pasos (primero hablaremos de imágenes en tonos de gris):

  1.  cargar la imagen a procesar
  2.  calcular el histograma de frecuencias de tonos de gris de la imagen
  3.  Localizar los valores máximo y mínimo de los pixeles y hacer la resta de forma absoluta, es decir, nos dará el máximo contraste en términos positivos
  4. Aplicar la siguiente fórmula: NuevoPixel = (TonoDeGris / MaximoContraste) * 255
  5. Colocar el tono de gris nuevo en los tres componentes del pixel procesado (RGB).


Cabe decir que si tomamos el máximo contraste (MaximoContraste) como 255, la fórmula simplemente no hace nada, pues tendríamos: NuevoPixel = (TonoDeGris / 255) * 255, lo cual da que el valor es simplemente NuevoPixel = TonoDeGris, o lo que es lo mismo, multiplicamos y dividimos por 255.

Por ejemplo, la siguiente imagen de Einstein (ver siguiente figura), muestra su histograma que, como puede verse, tiende a estar más oscura que clara. Si tomamos la diferencia de contrastes como 225, entonces podemos aplicar la fórmula mencionada y ver cómo mejora la imagen.



Obsérvese (siguiente imagen), el resultado de esto. Nótese cómo cambia el histograma también.



Este procedimiento, como se mencionó, falla si tomamos 255 como el máximo contraste porque entonces no le estamos haciendo nada a la imagen. Sin embargo, se me ocurrió que bien podría yo decirle el valor máximo de contraste y debería funcionar. Como no estaba seguro de esto, hice el programa en cuestión y ¡ay! hallé que en principio sirve, pero deja "artefactos", es decir, puntos indeseables que no deberían quedar en la imagen procesada (véase la siguiente imagen)



Este proceso puede hacerse para imágenes en color también (no lo he hecho aún), pero en los documentos y páginas web que he leído, aparentemente funciona. Ya hablaré de los resultados de este proceso usando color, pero pienso que igual que en el caso anterior de tonos de gris, en algunos casos el procedimiento también dejará artefactos.

La solución es hacer una ecualización del histograma, pero esto es más complejo y lo abordaremos en otro artículo. Mientras tanto, dejo accesible el código fuente y ejecutable en Delphi de este programa. Basta con pedírmelo a mi correo morsa@la-morsa.com y lo encontrará a la brevedad en su buzón.

Monday, October 09, 2017

¿Es el ser humano bueno?



Hoy, como muchos otros días, recibo correos en donde se me indica que se ha bloqueado mi cuenta en el banco X y para desbloquearla debo ir a una página web en donde me pedirán mis datos y mis contraseñas. La página a la que me remiten, en su URL no dice por ejemplo, www.santander.com, sino www.satander.com, en un afán de que lea mal y que crea que estoy en la página oficial del banco en cuestión. A todo esto, lo que veo es una página idéntica al del banco, nada más que con los enlaces a sitios que desde luego, no corresponden a la institución financiera.

Y hoy me llega un correo diciendo que mi cuenta de Netflix tiene problemas. Y sí, debo tenerlos porque ni cuenta de Netflix tengo. O bien, me indican que Amazon me da por ser un gran cliente un bono de 50 dólares, lo cual, al entrar en los enlaces correspondientes, es fácil darse cuenta que esto no tiene nada que ver con la tienda de libros en línea. Es otro sitio falso que quiere que conteste preguntas personales, que le dé datos confidenciales, etcétera...

Pero por si fuera poco, desde hace unos días he empezado a recibir una andanada de correos de hermosas damas rusas que quieren todo conmigo. Algunas incluso me dicen que no saben por qué ya no les contesté. Es raro que pregunten eso porque simplemente nunca les escribí.

No falta, evidentemente la señora en África, que tiene muchos millones, un marido muerto, ella enferma terminal de cáncer, que quiere donarme toda su fortuna a mí, un absoluto desconocido, para que entonces le cumpla su última voluntad y haga un centro para niños pobres además de quedarme con un estupendo bono de muchos millones por mi gran obra. Pero claro, todo esto no puede ser verdad y no lo es.

Y podría seguir en esta lista absurda de mentiras por correo que recibo constantemente. En todos los casos hay un afán de defraudarme de alguna manera. La red Internet está llena de sitios en donde se reportan todos estos fraudes pero la ingenuidad humana parece siempre sobrepasar todas las advertencias. Y no importa que les diga que no, no hay nadie en el mundo que le va a regalar millones de dólares por su linda cara o bien, no, no existe una escultural mujer de ojos azules y sonrisa de dientes blancos, perfectos, con medidas asombrosas de modelo, que quiera ser tu esposa.

Quienes escriben esos correos saben que sus mentiras y sus maquiavélicas ideas para defraudar a los remitentes nunca recibirán castigo. Y por eso son capaces de mentir, de poner fotos falsas, de hacer alusión a sitios web para dar credibilidad a sus falsedades o mandar fotos de alguna anciana en un hospital para supuestamente hacer creíble su trampa (http://la-morsa.blogspot.mx/2017/03/la-tecnologia-contra-el-fraude-nigeriano.html). Y confían en los seres humanos ingenuos, que ante la posibilidad de ganar dinero sin hacer nada, se les nubla el mínimo razonamiento y caen en la trampa.

Pero fuera de todo esto, en este cotidiano acto de borrar a todos estos tramposos (porque nada m's se puede hacer realmente), me pregunto algo: ¿es acaso el hombre un ser bueno? ¿y si la respuesta es afirmativa, por qué hay tanto tramposo que se muestra por Internet? ¿No será finalmente que la naturaleza humana tiene más que ver con la maldad?

Tuesday, October 03, 2017

El país de los pedinches (parte II)



México, como ya mencioné aquí, se ha instalado como un país en donde todo mundo te pide dinero para todo género de causas. Y entiendo que muchas organizaciones que buscan hacer el bien muchas veces no tienen los suficientes recursos y entonces apelan a los donativos, a la "cooperacha", para hacerse de fondos, pero lo que pasa en este país ya es ridículo.

Una vez estaba en una comida y alguien, que trabaja en una ONG, decía que había que hacer donativos porque el dinero no alcanzaba. Le respondí con un "ni alcanzará". Es decir, no importa cuánto dinero se dé a estas organizaciones. Siempre las necesidades las rebasarán. Pero no importa eso, el chiste es pedir y que todos den, como en la pirinola, donde "todos ponen" (menos el gobierno, desde luego).

Con los sismos, un fenómeno que aparece de inmediato, como de generación espontánea, son los centros de acopio. Y la verdad es que habrá muchos centros que trabajarán de manera tal que todo lo que reciban se entregue a las personas en desgracia. El problema es que nadie puede estar seguro. Por ejemplo, por donde vive mi madre una casa puso una buena pancarta, colgada en todo lo ancho de la calle, en donde dice ser centro de acopio. Pasé por ahí a pie y vi cajas, papel de baño, bolsas de arroz, etcétera, apiladas. ¿Qué hacían ahí? ¿Se mandarán a los damnificados? ¿Cómo sé? ¿Por qué debo confiar que eso pasará? Y pensemos en el número enorme de centros de acopio en donde, por ejemplo, en los últimos días quedaron algunos "sobrantes" porque recién les llegaron esos donativos en especie. ¿Se entregarán? ¿A quién le rinden cuentas? Finalmente si deciden por ejemplo, quedarse con unas bolsas de frijol, ¿quién las va a extrañar? ¿O quién les va a reclamar algo? Y si consideramos que la mitad del país vive en la pobreza, entonces estos centros de acopio pueden servir para ayudarse a sí mismos, cosa que está mal, porque no habría sido la idea original de dichos centros.

Pero si esto fuera poco, voy caminando por la calle y veo a un tipo con una alcancía pidiendo para el Teletón, indicando que lo que se recaude es para los damnificados de los sismos. ¿Es neta? Y entonces empiezo a pensar que ¿cuál teletón? es un vivales más. Y poco después veo a otro con otra alcancía que dice algo así como "México de pie", y también pide dinero a los automóviles en los altos. Vamos, pedir siempre resulta fácil y lo es más que el ponerse a trabajar. Y toda esa gente que sale con sus alcancías, ¿Por qué mejor no trabaja y dona sus salarios? ¿Por qué hay que pedirle a los demas? ¿Por qué no pedirle, perdón, exigirle al estado que cumpla con sus obligaciones? Misterio.

Yo dejé de dar dinero en la calle cuando en una ocasión, que fui a la Delegación Benito Juárez a hacer mi pasaporte, y estaba esperando que me lo entregaran, platiqué con una señora que vestida como enfermera, con una alcancía en forma de pequeña maletita de cuero, pedía dinero en la calle. Ella me contó que el dinero que juntaba lo llevaba a no sé qué lugar en donde abren la dichosa maletita y le dan la mitad de lo recaudado. Así de simple es el asunto.

En suma, creo que de verdad, dejémonos de más teletones, aunque el cretino de Fernando Landeros llore porque la gente ya no quiere cooperar debido a la propaganda en contra que se ha difundido ya por años en las redes sociales. Por ejemplo, con los damnificados del sismo, ¿por qué no pedirle al gobierno que use los 9 mil millones de pesos, más todos los donativos de empresas y personajes públicos, para aliviar la situación? ¿Por qué esa insistencia de que la ciudadanía se siga "mochando"?

Saturday, September 30, 2017

De sismos y ciudadanía



Dentro de un par de días habrán pasado dos semanas desde el espantoso sismo del 19 de septiembre del 2017. Como pasó en 1985, la ciudadanía se volcó para ayudar a mucha gente que quedó atrapada en edificios y construcciones colapsadas. Como hace 32 años, el gobierno resultó casi de adorno y hoy, gracias a las redes sociales, hubo una comunicación que no se pudo tener en el 85.

Ahora los ciudadanos tienen voz y opinan -muchas veces sin bases- de cuanto tema se les ocurre. Las redes sociales guardan todos esos bytes de las infinitas discusiones e intercambios de opiniones y esto enriquece nuestro entorno muchas veces.

Sin embargo, cuando ocurren los sismos y pasa gradualmente la emergencia, entonces no faltan los personajes que en el sitio de videos más famoso del mundo, YouTube, expresan sus opiniones sobre lo que se debe seguir haciendo o bien, sobre lo vivido y lo que se espera que ocurra con la ciudadanía.

Y así tenemos a varios actores y actrices, como Eugenio Derbez, que siempre tiene que promoverse en cuanto lugar puede, a decir que él no esperaba ver que la ciudadanía hubiese actuado como actuó después de la sacudida que nos dio el sismo. Y supone que ya México cambió y que ganamos un nuevo México en donde la corrupción y el egoísmo se quedan atrás. Pero la realidad es que todo su discurso son palabras huecas porque hay algo que rebasa todas las buenas intenciones, el sobrevivir día a día.

Y sí, quisiéramos pensar que México cambió, pero no lo veo realmente. Por ejemplo, ¿se va a reconstruir la ciudad? Suponemos que sí por lo que sí por lo que dijo Peña Nieto. ¿Y los fondos apá? ¿Y la transparencia? Bien gracias. ¿Por qué nadie levanta la voz para que se dé una relación de donativos y del cómo se usará, del cómo acceder a ellos? De eso nada.

Lo grave es que todo eso los políticos lo saben y no dirán nada porque entienden perfectamente que con el correr del tiempo regresaremos a lo que es México, este país desorganizado, mal hecho, que no sirve (dixit Russek), en donde el que no tranza no avanza y en el que eventualmente los del poder decidirán sobre el futuro de todos nosotros pero siempre a favor de ellos.

Nada va a cambiar porque simplemente no hay líder moral en este sentido. Ya más de uno dirá que está López Obrador, y aunque no tiene cola que le pisen, es claro que con este país de tramposos y en donde jamás se respeta la decisión en las urnas, que llegue a la presidencia será imposible y por ende, terminará el Peje mandando al diablo a las instituciones y vivirá hasta su último respiro gracias a su partido, Morena.

Y lo peor es que si este escenario se cumple no pasará nada. Todo seguirá igual. El sismo cimbró 50 segundos a esta ciudad y quizás a este país por entero, pero será como esas catástrofes que habremos de apechugar porque la vida sigue. Yo dudo que algo cambie sin un líder verdadero, uno que ponga a temblar de verdad a la farsa institucional, uno que de verdad termine ganando las elecciones y juzgando a todos estos ladrones de cuello blanco que cada seis años llevan a este país a la quiebra. Mientras no exista algo así, todo habrá de pasar como si nada.

Y si alguien cree que las redes sociales, sus críticas, sus memes, sus videos, todo lo que se ve en ellas, incide para que las cosas cambien, pues les tengo noticias. No es así. Los políticos lo saben, los del gobierno lo saben. Son válvulas de escape de la ciudadanía en donde podemos mentar madres y decirle al presidente que chingue su madre, pero eso no cambia un ápice a este país, aunque quizás le da más calma a quien insulta al mandatario, el cual -cabe decir- ni nos ve y ni nos escucha.

Así pues, todo quedará en esas buenas intenciones, aunque de buenas intenciones esté empedrado el infierno.

Sunday, September 24, 2017

32 años después y seguimos sin aprender nada



México es un país en donde la simulación es cotidiana. Nos hablan de que hay leyes para todo, pero en el fondo todo termina en la corrupción en todos los órdenes de la vida. Y así como hay corruptelas para otorgar proyectos millonarios, también las vivimos cuando el policía nos detiene por una falta de tránsito, sea real o ficticia, que se arregla normalmente con una mordida. A eso mi hermano le dice "simplificación administrativa", en una de sus ironía.

Pero con el sismo del pasado 19 de septiembre regresamos a lo que ocurrió hace 32 años. Hubo un simulacro de sismo a las 11 am en todo el país, pero eso y nada es lo mismo, porque no hay compromiso, porque nadie se lo toma en serio, porque en dicho simulacro no se da nada parecido a lo que pasa en un sismo. Me explico: yo estaba en la sala de cómputo de la biblioteca de la Facultad de Ciencias, y me informaron que diez minutos antes de las 11 cerrarían la misma "para que todos fuesen al simulacro y nadie se quedara trabajando". Entonces, 10 minutos antes salimos todos de la sala de cómputo, con nuestras pertenencias.

Pero dos horas y 15 minutos después ocurrió el movimiento telúrico y ahí vi salir a gente corriendo, cosa que en principio debería de evitarse. Ahora el laboratorio donde daba clases se quedó vació en menos de un par de minutos y muchos alumnos no sacaron sus pertenencias. Simplemente dejaron todo en el salón (y así hice yo).

Y entonces comenzó una errática organización al respecto. Los ingenieros, coordinadores, y demás personajes académicos de la Facultad de Ingeniería, comenzaron a organizarse y lograron en menos de una hora tomar decisiones importantes. Cerraron la Facultad y hallé que toda Ciudad Universitaria sería desalojada.

Como no había transporte público, caminé desde la Universidad a casa de mi madre y no parecía haber daños en los edificios por el trayecto en el que estaba. Ya comenté que llegué a casa de mi madre y no había luz, la cual llegó a las  5 de la tarde y entonces enfrentamos las mismas escenas que se vivieron hace 32 años, y el mismo caos, y los mismos voluntarios espontáneos y la supuesta coordinación del gobierno en el desastre.

Con el paso de las horas y los días, ahora con Internet y las redes sociales, hemos leído sinfín de peticiones de ayuda, de material, de comida, de materiales como picos y palas. Y entonces se apela a la sociedad civil a que lleve generadores de electricidad, materiales como los mencionados, comida, agua, etcétera. Y no es que eso por definición esté mal, pero yo me pregunto: ¿Y el fondo para los desastres nacionales que tiene unos 9 mil millones de pesos, dónde está? No he visto que se haya comprado una sola pala, un solo pico, con dicho fondo. Y además de eso, tenemos empresas como Google y Facebook, en donde cada una ha donado un millón de dólares para ayudar en la tragedia. Salma Hayek donó 300 mil dólares y el Vaticano sólo 150 mil dólares, que me parece casi una grosería siendo el propio Vaticano, pero en fin. El asunto es que ¿a qué cuenta depositaron? ¿Cómo se puede acceder a ese dinero? ¿Por qué en este sentido nada se transparenta? ¿Cómo podemos saber los mexicanos que ese dinero se ha usado para lo que fue donado y no para embolsárselo?

La realidad es que de nuevo, estamos actuando como hace 32 años, pero con el agravante de que no aprendimos nada. Nuestra cultura de la prevención es otro mito del gobierno y además, a la hora de apoyar, el gobierno se hace "pato", como se dice coloquialmente, es decir, no se ve que realmente el gobierno federal haga su tarea. De nuevo, en su mayoría las cosas se están haciendo gracias al esfuerzo ciudadano.

Y me pregunto ¿por qué no hemos hecho nada en serio en estos 32 años? Tenemos a las fuerzas armadas que no entran ninguna guerra des de hace muchos más años y que cuesta al Estado mucho dinero. ¿Por qué no se organiza de verdad algo entre los militares y la ciudadanía para que en el momento de que ocurra el sismo estemos ya con un plan de trabajo? Sí, no podemos saber qué edificio se caerá y dónde habrá que acudir, pero si de verdad hubiese organización, bien podríamos tener de inmediato los fondos listos para ser usados en el desastre. Y si he pensado en las fuerzas armadas es porque ahí están, porque supuestamente tienen ya disciplina castrense y bien que mal, podrían organizar efectivamente las operaciones de rescate con un liderazgo claro, como por ejemplo, en lo que se refiere a suministros de agua, comida, materiales, motosierras, elementos de higiene, vendas, medicinas, etcétera.  Quizás, para evitar que con el tiempo esta organización se maleara o se corrompiera, debería haber un contrapeso ciudadano. Y tener un seguimiento constante porque creo que tampoco hemos aprendido que vivimos en una zona sísmica.

Yo no quiero pensar que de pronto un país nos invadiera porque si así fuera, no habría la mínima organización para repeler cualquier amenaza a la nación. En la Segunda Guerra Mundial, los Aliados trabajaron con disciplina y todo el desarrollo fue para apoyar el esfuerzo de la guerra. Hoy, que no estamos en guerra con nadie, no podemos lidiar con estas catástrofes naturales porque nunca nos hemos organizado de verdad, porque nos han vendido la mentira de la protección civil y de la cultura de la prevención. Nada de eso sirve.

Vamos, que lo más lamentable es que no veo ninguna iniciativa al respecto y con el tiempo olvidaremos todo esto que está pasando y nos acordaremos de nuevo cuando nos llegue el siguiente sismo. Parece que al mexicano le gusta improvisar y nunca se piensa preparar de verdad. Triste realidad que vivimos.

Tuesday, September 19, 2017

Se repite la historia 32 años después



Hoy hubo un simulacro de sismo en todo el país. Yo estaba en la Facultad de Ciencias y me dijeron que cerrarían laboratorios de cómputo para que nadie se quedara en ellos y participara en el simulacro. A las 11 sonó la alarma y la gente se arremolinó en los lugares destinados para un evento de estos. Pasaron quizás 10 minutos y todo terminó.

Regresamos todos a nuestras actividades. A la 1 pm fui a Ingeniería a dar mi clase y cuando explicaba las bondades de Linux de pronto vi que todos los alumnos se paraban... Y entonces noté que estaba temblando. Salimos todos con prisa y en la salida del edificio vimos cómo parecían romperse algunos cristales. Es una situación pavorosa. Yo ni siquiera me fijé en mis cosas, simplemente salí al sitio oficial de reunión para estos desastres naturales. Un par de segundos dentro de las instalaciones podrían ser claves para salvarse.

Cuando salimos todavía vi un poste de luz que se mecía. Pienso que fue un sismo muy corto, no lo sé, pero tengo la impresión que si acaso duró 40 segundos, los cuales finalmente son suficientes para hacer mucho daño. Estuvimos en el punto de reunión una hora más, hasta que se nos permitió entrar a los laboratorios. Mis alumnos pasaron ordenadamente, recogieron sus cosas. Yo hice lo propio y salí. Desde luego la UNAM cerraría para ver los posibles daños.

Como todos salimos prácticamente a la misma hora, los PUMAbuses no eran suficientes. Me fui caminando a la estación Ciudad Universitaria del MetroBús. Vi enormes filas que se arremolinaban y además, no pasaban los autobuses. Decidí entonces regresar a pie.

Habré caminado 20 o 25 minutos y llegué a Periférico con la esperanza de tomar algún transporte. El tránsito desquiciado. Decidí irme caminando a casa de mi madre. Había mucha gente caminando como yo. No vi ningún edificio colapsado y pensé que nada más había sido el susto. No había acceso a Internet en el teléfono y no podía saber el estado de las cosas.

Llegué a casa de mi madre, que estaba bien, aunque también se había asustado y comimos. No había luz, la cual llegó a eso de las 5 pm. Y entonces las escenas del sismo del 85 regresaron. Gente apoyando en los edificios colapsados, peticiones de ayuda, peticiones para hallar personas desaparecidas. Los primeros reportes de personas fallecidas. El caos en pleno y los medios tratando de hacer su tarea, a excepción de López-Dóriga, que se tenía que colar en la transmisión de Televisa porque su vanidad lo puede todo. Y decía frases que me hacían hasta doler del coraje, como la de que era un "nuevo alumbramiento", cuando se veía en las escenas que sacaban a una persona de los escombros. vaya pseudo-periodista que quiere hacer una gran crónica en estos momentos donde no se tiene más que informar y ayudar. Pero así es este México. Siempre habrá cretinos.

Curiosamente hoy fue el simulacro y un par de horas después el sismo. Esto pasó hace 32 años, también un 19 de septiembre y lo que se vivió en ese momento no puede olvidarse, como tampoco puede olvidarse lo que ahora vivimos. Quizás en términos estadísticos este sismo fue menos, mucho menos grave que el de 1985, pero es claro que la ciudad y el país mismo está convulsionado y tratando de rehacerse en esta situación tan fuerte.

Hoy, como hace 32 años, viví como muchos otros mexicanos, una espantosa tragedia provocada por causas naturales. No se puede hacer nada ante la fuerza de un sismo (que en algún otro mensaje de este blog buscaré calcular). Sólo resta tomar las precauciones del caso y esperar que la suerte esté de nuestro lado.

Sólo queda, por hoy, reinventarse.

____
Foto que ilustra el artículo, cortesía de Fernando Romo.

Wednesday, September 13, 2017

Reto lúdico: Números palindrómicos, el problema del número 196


Un nuevo reto de la programación lúdica: Sabemos que el número 196 no se ha podido demostrar que es palindrómico. Hállese la mayor cantidad de iteraciones y el mayor número al que se pueda llegar sin que el programa falle. Ése es el reto.

Aún en esta era de la computación masiva, no se ha hallado que la conjetura sobre los números capicúas, que fue el reto de programación lúdica pasado, funcione para el número 196, la cual sigue siendo un problema matemático sin resolver. Se sabe que los números, entre el 100 a 999, 13 no llevan a ningún palíndromo. Estos son: 196, 295, 394, 493, 592, 689, 691, 788, 790, 879, 887, 978, 986. El 196 es el primero de ellos y evidentemente su retrógrado el 691 tampoco llega a ser capicúa.

Podemos entonces considerar dos grupos, el primero, conteniendo 196, 295, 394, 493, 592, 689, 691, 788, 790, 887 y el 986, y un segundo grupo compuesto por el 879 y el 978. A los números 196 y 879 se les llama “números generadores” o “semillas”. La razón de esto es que el 691 es el retrógrado del 196 por lo que son parte del mismo grupo: 196 + 691 = 691 + 196 = 887. El número 295 y el 592 llevan al mismo número, 887, después de una primera iteración, por lo que se consideran parte del mismo grupo.

En abril de 1984 apareció en la columna de Scientific American “Computer Recreations”, un artículo sobre estos patrones matemáticos   y los esfuerzos para probar la conjetura han sido extraordinarios. Por ejemplo, John Walker indica que el 12 de agosto de 1987 puso su estación de trabajo Sun 3/260 para tratar de resolver si el 196 era un número palindrómico. El programa tenía algunos controles, que se guardaban en un archivo cada dos horas y en caso necesario el sistema reiniciaba la tarea desde los últimos datos hallados en dicho archivo. Así, si algo fallaba (por ejemplo, se cortaba la energía eléctrica), podía reanudarse el proceso sin problemas. Entonces el programa corría día y noche sin intervención humana.

Dice Walker que finalmente, casi cuando se cumplían tres años de ejecución ininterrumpida del software, cinco minutos antes de la media noche, el programa mandó el siguiente mensaje:

Stop point reached on pass 2415836.
Number contains 1000000 digits.

(El número contiene 1000000 de dígitos)
(Punto de detención en la iteración 2415836)

Así entonces, el número 196 había crecido hasta un millón de cifras sin que fuese palindrómico.

Esto podría quizás considerarse el final de la historia, pero sorpresivamente en 1995, Tim Irvin retomó el trabajo de Walker usando una supercomputadora, empezando en el número de un millón de cifras y cuando el sistema llegó a un número con dos millones de cifras, encontró también que no había sido localizado ningún número palindrómico.

Irvin inició su búsqueda el 5 de julio de 1995 y después de una semana de pruebas y corrección de errores, el programa trabajó casi ininterrumpidamente, a excepción de las horas de respaldo diario del sistema. En la mañana del 22 de agosto de ese mismo año, el programa se detuvo en los dos millones de cifras, de nuevo, sin encontrar el ansiado número capicúa.

Irvin terminó su búsqueda y aunque ha jugado con la idea de seguirla, considerando que el sistema de súper cómputo se ha renovado, parece decidido a no continuar por diversas razones. Por una parte, el tiempo de súper cómputo no es barato y por otra parte, hay muchos problemas más importantes que atacar que el resolver la conjetura. No obstante esto, Irvin pone a la disposición el programa y los controles para que el sistema se detenga cuando se llegue a 3 millones de cifras.

Pero Jason Doucette, en 1999 decidió retomar el trabajo de Irvin y usando una computadora casera, entró a esta gran búsqueda. En este caso, el programador desarrolló software en ensamblador (buscando optimizar los recursos), y en 1999, el 9 de agosto, se inicio la ejecución del software, en una máquina Pentium II, a 266 Mhz. El sistema alcanzó la marca de un millón de cifras en 1 día y 18 horas, lo cual es notable si consideramos que Walker tardó 3 años casi en llegar a esa cantidad de cifras.  5 días y 10 horas después, Doucette llegó a la marca de los 2 millones de cifras. Se compararon los resultados y no se hallaron divergencias, por lo que se asume que el software no tiene errores.

La marca de los tres millones de cifras se alcanzó 8 días y 7 horas después. Desde luego, mientras mayor es el número más sumas tendrá que hacer. 13 días y 8 horas después se alcanzó la cifra de 5 millones de dígitos. Al llegar a este resultado, Doucette cambio de hardware y el programa reinició su búsqueda en una máquina Celeron, con un procesador de 400 Mhz (lejos, muy lejos, del estándar actual).

Eventualmente Doucette llegó a más de 13 millones de cifras y ahí decidió detenerse aparentemente  . Sin embargo, Ian Peter logró la cifra de 10 millones de dígitos en poco más de cinco horas. Esto lo hizo en una máquina de 500 Mhz Athlon.

El trabajo de Ian Peter es además interesante porque encontró algunos números palindrómicos que tardan más que las 24 iteraciones que la mayoría de los números necesita. En la siguiente tabla se observan estos números palindrómicos, con sus respectivas iteraciones y el palíndroma generado:

Finalmente Wade van Landingham entró a la búsqueda y a partir de casi 14 millones de cifras de Doucette, llegó a un número de 300 millones de dígitos, lo cual son casi 725 millones de iteraciones y de nuevo, parece no encontrarse el capicúa que se inicia con 196. Sin embargo, hay que hacer énfasis en que hasta el momento lo único que podemos concluir es que no se sabe si el 196 es número palindrómico. Esto sigue siendo indecidible  .
El hecho de que no todos los números sean capicúas podría hacernos pensar que existe una asimetría en la conjetura, aunque en términos reales, no es el único número que no cumple con ello. Los matemáticos se preguntan, sin embargo, ¿Qué tiene de especial el número 196?

Todo lo anterior es simplemente el preludio del nuevo reto de programación lúdica. Se trata de procesar el número 196 para ver si es palindrómico (lo cual no sabemos a pesar de que se han hecho millones de iteraciones) y entregar el número más grande al que el programa del concursante pueda llegar. Por ejemplo, si pusiésemos a trabajar el 89 y llegásemos a la iteración 24 que da 8813200023188, éste sería el valor más grande que podríamos encontrar del número con el que partimos. Pero en el caso del 196 no parece haber un límite de iteraciones y de lo que se trata es que el concursante entregue el mayor número con la mayor cantidad de iteraciones.

Cabe señalar que si hay más de un programa que llega al máximo valor, ganará quien lo haya enviado primero. El resultado es inapelable.


Al ganador (si es de la Ciudad de México), le daré una taza con el logotipo de la Morsa. Si es de otro país o de provincia, le mandaré un USB de al menos 8 GB. La razón de esto es que mandar una taza por mensajería es estúpidamente caro.

Las soluciones me las pueden mandar a morsa@la-morsa.com.

Cabe señalar que este concurso busca simplemente alentar el trabajo de la programación y mostrar que puede ser lúdica. Es un concurso de buena fe. Si hay, por ejemplo, dos o más respuestas que den el mismo tiempo al procesar la lista de 10 mil números, ganará quien la haya mandado primero. El ganador cede su código fuente a la comunidad. Es decir, se promueve el código abierto.

En este caso no hay restricción en qué lenguaje usar. El concursante tiene que mandar su código fuente, el ejecutable (si aplica) y los resultados obtenidos. El concurso tendrá una vigencia de unas tres semanas, aproximadamente. Así que manos a la obra, digo, dedos al teclado…

Ps. El concurso anterior (sobre la conjetura palindrómica) se ha cerrado y en unos días pondré quién fue el ganador. Estén atentos.

Sunday, September 03, 2017

Cómo usar las nuevas tecnologías para mejorar en ajedrez



En el 2013 estuve trabajando con Carlitos Sandoval en su ajedrez. Carlos es un joven talentoso y muy estudioso. En el tiempo que compartimos analizamos el Gambito de Rey y el Gambito Benko, aperturas que son muy dinámicas y que en algunos casos generan posiciones muy agudas. Estudiamos la teoría y llegamos a definir las posiciones claves desde donde entonces, empezábamos a jugar.

Pero esto fue sólo una parte del trabajo. Una segunda idea fue usar algún programa de computadora para jugar estas posiciones en contra del mismo y ver qué jugadas hallaba. Un problema con este enfoque es que los módulos de ajedrez hoy en día, en cualquier computadora casera, resultan demasiado fuertes para la gran mayoría de los jugadores y tan es así, que simplemente los encuentros hombres-máquina se han dejado de hacer desde hace muchos años.

Sin embargo, hay una solución, usar -como hicimos con Carlitos- una vieja Palm Tungsten, la cual tiene menos memoria, un procesador más limitado en velocidad y en pocas palabras, "recursos limitados", comparados con los que ofrece cualquier computadora de escritorio. En este sentido, hay más chances de competir contra estos ingenios y hacerles una partida decorosa al menos.

Con Carlos probamos esta idea un par de veces, una de ellas puede verse aquí. En esta particular partida del Benko, Carlitos jugó bastante bien y poco a poco llegó a una posición ganadora. La experiencia de jugar contra la Palm sin duda mereció ser repetido.

Pero hay quien me ha dicho que ya las Palm son obsoletas. Es cierto, aunque aún pueden encontrarse algunas usadas a relativamente bajos precios en Mercado Libre, por ejemplo. Pero desde luego, tenemos hoy en día programas que pueden jugar en los teléfonos inteligentes, los cuales pueden dar mucha batalla a los ajedrecistas.

Cabe decir que el programa de ajedrez en el teléfono es hoy casi un gran maestro de bolsillo, listo para jugar a la hora que sea, desde la posición que se defina y con los tiempos de reflexión que uno quiera. Por ello, es la herramienta más formidable la cual -tengo la impresión- no se ha valorado en su justa proporción.

Hay en las plataformas iOS y Android muchos programas de ajedrez, aunque claramente hay los grandes nombres como Hiarcs, StockFish, Komodo, etcétera. No obstante esto, hay mucho software gratuito que puede hacer la vida difícil a los mejores jugadores y entonces, el plan es sacar ventaja de esto para mejorar en ajedrez.

La idea es pues trabajar en una apertura, en un sistema. Ver las partidas más significativas. Decidir cuáles son las posiciones más emblemáticas, es decir, aquellas que más veces se producen y empezar a jugar a partir de ellas. Esto normalmente ocurre como en la jugada 10 o 12, aproximadamente (a veces antes, a veces después). Una vez que se tiene la posición de interés, hay que colocarla en un tablero de ajedrez y simular las condiciones de torneo. Apuntar las jugadas en la papeleta, seguir las reglas de torneo, es decir, "pieza tocada, pieza jugada", por ejemplo. Vale la pena ponerse el ritmo de juego más común, por ejemplo, 1:30 hrs con 30 segundos de incremento por movimiento (desde la 1a jugada).

Una vez estas condiciones, se pone la posición en el módulo y se juega contra éste. Déle menos tiempo, quizás 1 hora para la máquina y un poco más de tiempo para usted.Cabe señalar que si usted comete un error y queda perdido no debe regresar la jugada y hacer otra. Eso no lo puede hacer en un torneo y aquí tampoco se vale. Si usted hace una mala jugada, apechugue y si pierde, pues tómelo en cuenta para que no le vuelva a ocurrir. Es importante decirle que nadie más tiene que saber de estas partidas. Digamos que son de entrenamiento "secreto" y la máquina no irá a decirle a nadie que usted perdió una o dos, o varias partidas por errores que la máquina no esperaba que hiciese. Vamos, repito, hablamos de entrenamiento y en éste uno puede equivocarse las veces que sea necesario y más.

Una sugerencia es ver los diferentes programas y jugar con ellos informalmente para ver qué tal juegan. Si usted encuentra algún software que parece jugar con cuidado y sin descuidos, quizás sea una buena idea para tomarlo de "sparring". Juegue una o dos partidas con este método con dicho programa y vea si le funciona o no. Si resulta lo suficientemente fuerte, pues tendrá a la mano un buen sparring. Si le gana con frecuencia es momento de cambiar a un programa más fuerte.

Por otra parte, hay que decir que muchos de los programas que se consiguen en las tiendas de apps tienen la posibilidad de graduar la fuerza y en ocasiones uno puede definir el nivel del rival. Pruebe con un nivel parecido al suyo y vea cómo le va en las partidas contra el módulo. De ahí podrá sacar las conclusiones correspondientes.

Por ejemplo, yo me compré un iPod Touch hace unos años y de nuevo, lo hice porque estos dispositivos tienen memoria y velocidad limitada, aunque eso no signifique que no haya programas que jueguen muy, pero muy bien. Por ejemplo, descargué ChessGenius, Hiarcs y Chess Tiger, siendo el segundo de estos el más fuerte. Digamos que estos programas juegan 2200, 2500 y 2100, respectivamente. En cualquiera de los casos se tiene un rival con un buen nivel como para entrenarse.

Por otra parte, es importante que este trabajo se haga con constancia y debe ser independientemente si uno gana o no partidas al módulo de ajedrez. Lo que importa es el entrenamiento, la experiencia de jugar contra un rival que en general juega con un nivel constante y que no se deja. Así, planeé de ser posible, un par de partidas por semana, lo que implica un par de horas al menos para que el ejercicio tenga sentido.

En resumen: hoy tenemos acceso a un gran maestro y éste se encuentra guardado en nuestro teléfono. ¡Qué habrían dado algunos ajedrecistas del pasado si hubiesen tenido los recursos con los que contamos ahora!

Monday, August 28, 2017

Nuevo reto de la programación lúdica: Números palindrómicos



Ya hemos hablado alguna vez de palíndromas, que son frases que se leen al derecho y al revés igual, por ejemplo, "Anita lava la tina", "Somos o no somos" (creación mía) o muchos otros como los estupendos palíndromas de Merlina Acevedo, del cual ponemos un solo ejemplo: "¿Anita lava lo ajeno como coneja o lava la tina?". De hecho, hay una manera de definir un palíndroma usando un palíndroma: "sé verlas al revés", lo cual sin duda es muy ingenioso.

Pero así como hay palíndromas en los idiomas humanos, también lo hay en las matemáticas. Existen los llamados palíndromas numéricos, también llamados "números capicúa". Hay una clásica conjetura de origen desconocido), que dice lo siguiente: "Se toma un número entero positivo cualquiera. El número se escribe entonces en orden inverso; los dos números se suman. El proceso se repite con el número suma, obteniéndose entonces una segunda suma, y se prosigue de igual forma hasta lograr un capicúa. La conjetura afirma que tras número finito de adiciones terminará por obtenerse un capicúa".

Por ejemplo, consideremos el número 68:

68 + 86 = 154
154 + 451 = 605
605 + 506 = 1111

Se sabe que si el número es de dos dígitos y la suma de sus cifras suman menos de 100, en el primer paso se obtendrá un palíndromo o capicúa. Por ejemplo:

34 + 43 = 77

La conjetura parece un divertimento tan simpático como el de los números maravillosos.  En 1967, dice Martin Gardner, en su libro "Circo Matemático", Charles W. Trigg descubrió que entre los números menores a 10 mil había nada menos que 249 números que no generaban palíndromos después de ejecutar 100 veces el proceso. El menor número en esas condiciones es el 196. En 1975, Harry J. Saal, realizó 237,310 iteraciones a partir de este número sin presentarse nunca sumas palindrómicas.  Trigg opina de hecho que la conjetura es falsa, aunque nadie ha podido demostrarla. Se conoce también que todos los enteros menores de 10 mil, a excepción de 249 números, producen palíndromas en no más de 24 iteraciones. Tan sólo el 89 y 98 requieren las 24. De los capicúas encontrados, el mayor es 16,668,488,486,661, generado por el 6,999 (y su retrógrado), o por 7,998 (y su retrógrado) en 20 pasos.

Con esta información entonces, el reto consiste en escribir un programa, en el lenguaje que mejor conozca el lector/concursante, y haga los cálculos para precisamente los 10 mil primeros números, entregando en los resultados la cantidad de iteraciones que se hizo en cada uno de ellos. Si el número de iteraciones es mayor de 100 entonces debe considerarse como un número que no cumple con la conjetura, al menos en principio. Es decir, no hay que hacer más de 100 iteraciones con cada número.

El software que genere estos resultados en menor tiempo posible, "impreso" en un archivo de texto, será el vencedor.


Al ganador (si es de la Ciudad de México), le daré una taza con el logotipo de la Morsa. Si es de otro país o de provincia, le mandaré un USB de al menos 8 GB. La razón de esto es que mandar una taza por mensajería es estúpidamente caro.

Las soluciones me las pueden mandar a morsa@la-morsa.com.

Cabe señalar que este concurso busca simplemente alentar el trabajo de la programación y mostrar que puede ser lúdica. Es un concurso de buena fe. Si hay, por ejemplo, dos o más respuestas que den el mismo tiempo al procesar la lista de 10 mil números, ganará quien la haya mandado primero. El ganador cede su código fuente a la comunidad. Es decir, se promueve el código abierto.

En este caso no hay restricción en qué lenguaje usar. El concursante tiene que mandar su código fuente, el ejecutable (si aplica) y los resultados obtenidos. El concurso tendrá una vigencia de unas tres semanas, aproximadamente.